Seguínos en:
Ganadería

"Crecimiento o sumisión"

Productores porcinos les marcan la cancha a las inversiones chinas

La anunciada instalación en el país de 20 criaderos de ganado porcino a gran escala a partir de inversiones chinas genera una intensa polémica. Algunos de los cuestionamientos más cerrados reparan en cuestiones ambientales y sanitarias y ya motivaron un cuarto intermedio para la firma de un convenio que estaba previsto para los primeros días de septiembre, para revisar esos aspectos. Y también están quienes ven una gran oportunidad para que el país exporte con más valor agregado pero advierten que la inversión debe contemplar a los intereses de los productores locales. 

En este segundo lote se inscribe Alejandro Lamacchia, presidente de la Asociación de Pequeños y Medianos Productores de Porcinos de la Provincia de Buenos Aires (Aproporba). Mediante un comunicado titulado “inversiones chinas: Una oportunidad de crecimiento o de sumisión”, los productores bonaerenses advirtieron que la firma del tratado puede suponer “una excelente oportunidad o tan peligrosa que constituya el principio de la destrucción de la producción porcina nacional”.

“Es fundamental, poder controlar al gigante asiático, porque si no ocurrirá lo mismo que con la base de observación de Neuquén, que la protege el ejército chino y que para ingresar hay que anunciarse en la Embajada de ése país”, señala el escrito.

En ese contexto, puntualizan: 

- El capital chino tendría que permitir desarrollar los establecimientos de los productores nacionales, con quienes deberían asociarse y estos pagarles a través del trabajo.

- La mano de obra debería ser toda nacional y las instalaciones construirse con productos de empresas locales.

- La genética tendría que ser provista por países habilitados para garantizar el mantenimiento del sobresaliente status sanitario argentino.

- La producción tendría que facilitar el abastecimiento a China y no afectar al mercado interno.

- La asociación con productores tendría que permitir que los pequeños y medianos productores puedan crecer y no desaparecer.

- Cualquier beneficio impositivo que reciban los chinos debe ser recíproco para la producción nacional.

- Llevar a cabo todos los controles que garanticen una producción sustentable amigable con el medio ambiente.

“Estamos en una bisagra que puede ser una excelente oportunidad o tan peligrosa que constituya el principio de la destrucción de la producción porcina nacional. No subestimemos el poder de negociación chino, y no regalemos nuestro futuro. Sería muy doloroso para el sector que las decisiones queden en manos de unos pocos y nuestro destino sea hipotecado. Tenemos un compromiso con la producción nacional, donde el 96% está representado por pequeños y medianos productores porcinos”, remarcaron los productores porcinos bonaerenses.

07.09.2020 17:24 | Fuente:

Certificados SSL Argentina