• Dólar "Solidario" $205.23
  • Dólar Libre $208
  • Contado con liqui $212.54
  • Dólar MEP $212.05
  • Dólar Bco Nación $124.5
  • Riesgo País 1936
  • Dólar "Solidario" $205.23
  • Dólar Libre $208
  • Contado con liqui $212.54
  • Dólar MEP $212.05
  • Dólar Bco Nación $124.5
  • Riesgo País 1936

Negocios

Nostalgias

Lo pasado, pisado: los zapatos de Casals y primeros pasos de una diva

Lo pasado, pisado: los zapatos de Casals y primeros pasos de una diva
Por Redacción

Una zapatería que hizo historia en Rosario hasta que se la comió el Rodrigazo. 

La música da para bailar lento, pero unas pocas parejas danzan sueltas en el primer plano y más atrás se ve la banda que toca. Las tomas terminarán yendo a parar a los zapatos de una de las damas, pero antes se detendrán en un rostro inconfundible, el de una Susana Giménez tan joven como alejada de las cirugías, hermosísima. “Imágenes y espíritu de la juventud, creaciones Casals” dice la voz en off del video que hoy circula por redes sociales y renglón seguido remata: “Casals, expresando la realidad en la moda”. 

Mariano Antenore, que subió el video a Twitter comenta: “Dicen que en los 60, Susana (antes de ser famosa), venía a Rosario a comprarse zapatos en Casals. Como sea que haya sido, queda claro que la celebrity daba por entonces sus primeros pasos en el modelaje porque compartía la pantalla, algo que dejó de ocurrir después de la mediavuelta del  jabonoso shock que la catapultó a la fama. 

Pero Susana es un protagonista más de ese video, porque el gran protagonista son los zapatos de Casals, que tuvo su local en San Martín 865, frente al ex Cine Heraldo, en el lugar en el cual actualmente se emplaza la galería Paseo Peatonal. Creada a principios del siglo pasado por Juan Casals, la zapatería tuvo en su época de mayor gloria una cartera de 120.000 clientes diseminados por todo el país. La red de distribución de Casals Shoe supo incluir una veintena de furgones de distribución, un vehículo que cualquiera quisiera atesorar como reliquia, al menos en miniatura. Dentro del local había una calesita para entretener a los más chicos, en una época en la cual ser vendedor zapatero constituía todo un oficio, y sus herramientas de trabajo personales eran un calzador y el apoya pies.      

La empresa rosarina tuvo su propia imprenta para elaborar catálogos que se enviaban a través del correo. Cuando salía esa correspondencia, se engrosaban un 30% los despachos del Correo Argentino, según recuerda Alvaro Casals, hoy referente de la náutica rosarina, a quién le tocó vivir en 1977 junto a su padre -por entonces titular del negocio- el doloroso momento del cierre. 

El país había sido sacudido en 1975 con el Rodrigazo, un sacudón de hiperinflación y ajuste que terminó tumbando a muchísimas empresas.  “Mantuvimos el apellido intacto aunque casi que nos quedamos sin ninguna moneda por haber hecho todo como correspondía”, recuerda Alvaro Casals en un posteo de Facebook. “Eso le costó la vida a mí papá, que sólo tenía 67 años. Pero era otra vida, otra forma de pensar, otros códigos que ya no existen”, completa.

CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES.

Si querés ser protagonista de los Negocios necesitás información.
Si estás acá es porque necesitás esta información.

SUSCRIBITE

Por asesoramiento personalizado o consulta de Planes Corporativos escribinos a suscripcion@puntobiz.com.ar o llamanos al 341-4475591. Whatsapp al 3415034363.

Más info

Las más leidas

Además

La sesión de tu cuenta se cerro por exceso de usuarios.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?