Seguínos en:
Negocios

Otra textil rosarina que se reconvierte

De los vestidos de lujo para famosas, a los barbijos y batas para geriátricos

Readaptaron su negocio en sólo tres días para poder seguir con las máquinas encendidas.

Julieta Fontela y Manuel Morello son los creadores de la marca de indumentaria rosarina de fiesta Jula Moró. Desde hace 20 años diseñan modelos exclusivos de diseño y han vestido a figuras como Graciela Borges y Nicole Neumann. Ahora, como otras empresas del rubro textil, se sumaron a aportar su granito de arena para afrontar la pandemia y a su vez poder sobrevivir y pagar los sueldos de sus empleados.

Fontela explicó en diálogo con Punto biz que lograron adaptar su negocio en tres días y pasaron del glamour de confeccionar vestidos de noche al ser proveedores de geriátricos, farmacias y empresas. “Creo que en estos tiempos de crisis es importante pensar en cómo podemos usar nuestra creatividad para poder resolver, no solo nuestros problemas, sino también los problemas de la gente”, expresó la emprendedora.

Los socios se contactaron con la Secretaría de Producción de la Municipalidad de Rosario, quienes autorizaron a que reabran la fábrica para elaborar barbijos, batas y mamelucos destinados a que diferentes espacios de salud puedan protegerse del coronavirus. Los dueños afirmaron encontrarse “realmente felices por haberlo logrado” y agregaron: “Gracias a esto, no sólo vamos a poder pagar los sueldos sino seguir dándole trabajo a todos los talleres que se encuentran por fuera de Jula Moró y que comen de lo que producen en sus casas”.

La marca cuenta con tres personas contratadas que se dedican a cortar las telas sumado a los talleres externos que cosen los productos. Por día se realizan alrededor de 200 barbijos y 50 batas hospitalarias. Al reacomodar su producción rápidamente no pudieron conseguir lograr una economía de escala. Los precios a los que compran no son buenos y se vieron obligados a denunciar ante la Municipalidad a proveedores que se aprovechan de esta difícil situación: “Antes de la cuarentena obligatoria un rollo de 50 gramos de friselina costaba $800 y hoy se encuentra a $1500”, explicó Fontela.

Finalmente, la dueña de la marca reflexionó acerca de esta situación actual en la que estamos inmersos: “Nos gustaría poder llevar un poco de la alegría y el ánimo que conlleva vestir de fiesta en esta época tan dura que nos toca vivir. Compartir con creatividad, alegría, amor, esperanza y poniendo nuestra mejor cara pese a las adversidades. Se puede cambiar el contexto, se puede cambiar de producto, pero ojalá podamos conservar nuestro espíritu”.

 

 

 

 

02.04.2020 06:00 | Fuente: punto biz

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)

Certificados SSL Argentina