Seguínos en:
Gestión

Por Daniel Colombo

Cómo enseñar a los niños a hablar en público

Uno de los aspectos fundamentales para expresar las ideas y conectar con los demás es aprender a hablar en público. El arte de la oratoria se aplica a todo tipo de actividades, y sería esencial que se enseñe desde la primera infancia en adelante.

 

Cuando en la escuela se aprende a leer, aún se aplica un método que, hoy, resulta un tanto contraproducente: la típica “lectura escolar” en voz alta, con ciertos vicios y entonaciones antinaturales. Esto ha quedado tan marcado en el inconsciente de las personas, que, puestos a la hora de afrontar al público, sin darse cuenta repiten esos esquemas desactualizados para el mundo actual..

 

Claves para enseñar a los niños a hablar en público

Juego. Una herramienta esencial es fomentar la oratoria conectándola con el espíritu lúdico. Canto, baile, recitados, encarnar diferentes personales en una misma presentación, escribir párrafos y representarlos ante los demás, dar distintos matices y entonaciones ayudarán a entrenarse.

Improvisaciones. Los ejercicios de improvisación son altamente recomendables. Desde muy niños se puede estimular esta herramienta para desarrollar el lenguaje, obtener mayor soltura corporal y una riqueza conceptual.

Potencial creativo. También es necesario explorar la posibilidad creativa de cada niño o niña, permitiéndole conectar ideas diversas. Un buen ejercicio es colocar palabras sueltas y que, con algunas de ellas, cada uno elabore una presentación basada en un mismo (o diferente) tema.

Estimular la lectura en voz alta. En la infancia (y para la mayoría de los adultos) es requisito seguir entrenándose en leer en voz alta todo tipo de textos. Al hacerlo, la persona se conecta con su potencial de comunicador, para transmitir su mensaje hacia los demás.

Despertar la curiosidad por enfoques diversos de un mismo tema. Para practicar, se puede solicitar que cada niño proponga tres temas. Se elige uno al azar, y se lo invita a presentarlo en forma breve. Esto les ayudará a entrenar su cerebro en formas de pensamiento lateral para contar el mismo contenido de distinta forma.

Evitar que aprendan las cosas de memoria. Cuando el cerebro hace el esfuerzo por memorizar se pierde la capacidad de conceptualizar trazos, ideas y conceptos fundamentales. La intención en la práctica de niños hablando en público es que puedan tener una guía general de lo que van a expresar.

Enseñar la estructura básica de las presentaciones. Inicio, nudo/desarrollo y final, donde la primera y última parte serán esenciales para generar un impacto en el público. Un ejercicio práctico es invitarlos a desarrollar una guía de lo que quieren expresar. Incluso, se puede ejemplificar con algún cuento o relato inspiracional que conozcan ellos.

Conectarlos con las emociones. Otro aspecto esencial es que lo sientan como propio, ya que se traducirá en escena con un impacto mayor que decirlo como si estuviesen actuando en un acto escolar de los de siempre.

Dar libertad para que estructuren su Storytelling. Esta herramienta permite que quien expone conecte mejor con el público. Hay una historia detrás de la historia, que no necesariamente debe ser lineal al relatarla: hay miles de formas para explorar. 

Aprender a responder preguntas. Otro eje esencial es tener la habilidad de interpretar qué pregunta el público, y cómo responderles en forma sencilla y directa, en línea con el tema a presentar. Los debates y opiniones son fundamentales para que desde la infancia se desarrolle el es.píritu de libre expresión.

 

04.12.2018 13:32 | Fuente:

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)