Lo bueno y lo malo de la inteligencia artificial en la ciberseguridad | Punto Biz
  • Dólar Banco Nación $244.5
  • Dólar Turista $492.18
  • Dólar Libre $492
  • Dólar MEP $464
  • Contado con liqui $480
  • Riesgo País 2590
  • Dólar Banco Nación $244.5
  • Dólar Turista $492.18
  • Dólar Libre $492
  • Dólar MEP $464
  • Contado con liqui $480
  • Riesgo País 2590

Lo nuevo

Las dos caras

Lo bueno y lo malo de la inteligencia artificial en la ciberseguridad

Lo bueno y lo malo de la inteligencia artificial en la ciberseguridad

Por Redacción

(Por Luis Corrons). Cómo la tecnología puede pasar de ser tu mejor aliada a tu mayor enemigo. 

La inteligencia artificial (IA) se está convirtiendo rápidamente en una poderosa herramienta en el panorama de la ciberseguridad, con el potencial de revolucionar la forma en que detectamos y respondemos a las ciberamenazas. Sin embargo, como ocurre con cualquier tecnología, también existen riesgos asociados al uso de la IA en ciberseguridad.

VENTAJAS 

Una de las mayores ventajas de la IA en ciberseguridad es su capacidad para automatizar tareas. Los algoritmos de aprendizaje automático pueden entrenarse para identificar patrones y anomalías en el tráfico de red, lo que les permite detectar y responder a las amenazas en tiempo real. Esto puede aumentar enormemente la eficiencia de los equipos de ciberseguridad y ayudarles a adelantarse a las amenazas en rápida evolución. Por ejemplo, los sistemas de detección de intrusiones (IDS) basados en IA pueden detectar y bloquear automáticamente el tráfico de red malicioso, sin intervención humana.

La IA también puede utilizarse para mejorar la precisión de la detección de amenazas. Las soluciones tradicionales de ciberseguridad dependen de sistemas basados en reglas que se basan en patrones predefinidos para identificar las amenazas. Sin embargo, estos sistemas pueden ser fácilmente burlados por los atacantes que utilizan nuevas tácticas o técnicas. En cambio, los sistemas basados en IA pueden aprender de incidentes pasados y adaptarse a nuevas amenazas, lo que los hace más resistentes a los ataques. Por ejemplo, los sistemas basados en IA pueden aprender a identificar nuevas cepas de malware analizando su comportamiento, sin depender de patrones predefinidos.

Otra ventaja de la IA en ciberseguridad es que puede ayudar a las organizaciones a priorizar su respuesta ante cualquier incidente. Con la gran cantidad de datos que generan las redes, puede ser difícil para los equipos de seguridad determinar qué incidentes son los más críticos y requieren más atención. La IA puede ayudar a identificar aquellos más críticos y priorizar la respuesta en consecuencia.

RIESGOS 

Sin embargo, a medida que la IA se hace más frecuente en la ciberseguridad, también plantea una amenaza para el panorama de la seguridad. Por ejemplo, un atacante podría utilizar la IA para eludir los sistemas de detección de intrusos generando tráfico de red malicioso que parezca legítimo.

Otro riesgo asociado es que puede utilizarse para lanzar ataques muy sofisticados y selectivos. Los sistemas basados en IA pueden aprender de incidentes pasados y adaptarse a nuevas tácticas, lo que permite a los atacantes eludir las soluciones de seguridad tradicionales y lanzar ataques muy eficaces. Por ejemplo, el malware basado en IA podría utilizarse para evadir el software antivirus cambiando constantemente su código y comportamiento, lo que dificultaría su detección por parte de los equipos de seguridad.

Además, los ataques de ingeniería social basados en IA son cada vez más sofisticados y difíciles de detectar. Los ciberdelincuentes están utilizando la IA para suplantar el comportamiento humano, como el uso de texto o voz generados por IA para hacerse pasar por una persona o entidad de confianza y engañar a los usuarios para que faciliten su información personal o dinero. Esto hace que a los usuarios les resulte cada vez más difícil distinguir entre comunicaciones legítimas y maliciosas.

OBJETIVO: EL BALANCE JUSTO 

Para mitigar estos riesgos, las empresas de ciberseguridad están utilizando la IA para proteger a los usuarios de este tipo de ataques. Por ejemplo, los sistemas basados en IA pueden utilizarse para detectar y bloquear intentos maliciosos de ingeniería social, analizando patrones de comunicación e identificando anomalías. Además, los sistemas basados en IA pueden utilizarse para identificar y bloquear malware, analizando el comportamiento de archivos y procesos en tiempo real.

En conclusión, el uso de la IA en ciberseguridad puede aportar importantes beneficios en términos de automatización, detección de amenazas y respuesta a incidentes. No obstante, también plantea riesgos, como el potencial de pirateo y manipulación, el lanzamiento de ataques sofisticados y la violación de la privacidad. Las empresas de ciberseguridad están utilizando la IA para proteger a los usuarios de este tipo de ataques, detectando y bloqueando los intentos maliciosos de ingeniería social, e identificando y bloqueando el malware mediante el análisis del comportamiento de archivos y procesos en tiempo real. Sin embargo, es importante recordar que la IA no es una solución milagrosa y que es importante contar con múltiples capas de defensa para protegerse contra las ciberamenazas. 

(*) Luis Corrons es especialista en Seguridad de Avast. 

CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES.

Si querés ser protagonista de los Negocios necesitás información.
Si estás acá es porque necesitás esta información.

SUSCRIBITE

Por asesoramiento personalizado o consulta de Planes Corporativos escribinos a suscripcion@puntobiz.com.ar o llamanos al 341-4475591. Whatsapp al 3415034363.

Más info

Lo que tenés que saber de Lo nuevo

Las más leidas

Además

La sesión de tu cuenta se cerro por exceso de usuarios.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?