• Dólar Banco Nación $885.50
  • Contado con liqui $1047.54
  • Dólar MEP $1005.46
  • Dólar Turista $1416.80
  • Dólar Libre $1005.00
  • Dólar Banco Nación $885.50
  • Contado con liqui $1047.54
  • Dólar MEP $1005.46
  • Dólar Turista $1416.80
  • Dólar Libre $1005.00

Economía

Revista Especial Comercio Exterior

Las exportaciones argentinas en la montaña rusa

Las exportaciones en la montaña rusa

Por Redacción

Tras un 2022 récord, las ventas al exterior se derrumbaron por la sequía. Santa Fe fue la más afectada que la media del país.

Como una montaña rusa, las exportaciones argentinas pasaron de batir un récord histórico en 2022 a derrumbarse a un piso pocas veces visto un año después. En el medio, la peor sequía de la historia hizo estragos en las principales cadenas productivas que venden al exterior y a una gran cantidad de actividades vinculadas. En términos de divisas, se llevó u$s 20 mil millones a nivel nacional. En Santa Fe, por la importancia de la agroindustria en su estructura económica y por la especial crudeza con la que pegó el fenómeno climático en el territorio, el impacto negativo se quintuplicó, como lo señaló un informe del Instituto Provincial de Estadística y Censos (Ipec).

En 2022 la economía argentina estaba todavía en el punto alto de la recuperación pospandemia. Sentía de lleno, además, el efecto que la guerra en Ucrania provocó en el comercio internacional y en el precio de los commodities agrícolas y energéticos. Por el lado de las exportaciones, el valor de las ventas al exterior subió 13,6% interanual, a u$s 88.446 millones, y superó el récord de 2011. Este nivel se alcanzó pese a que, en cantidades, se registró una leve reducción de 2,3%.

La tensión global también pegó en las importaciones, que alcanzaron su máximo histórico: u$s 81.523 millones. Fue un 29% más que el año anterior, según el Centro de Economía Internacional de Cancillería. Mucho se discutió, incluso a nivel de gobierno, sobre cómo se fueron los u$s 21 mil millones que acumuló el saldo comercial del bienio 2021/22. Lo cierto es que en las cuentas de comercio exterior figura un fuerte aumento del valor de las importaciones de combustibles y lubricantes, por u$s 6.270 millones. Y la compra de bienes intermedios, esenciales para la industria, creció más del 36%.

El libro de los récord incluyó a las exportaciones con origen de Santa Fe, que arañaron los u$s 20 mil millones, un 7% más que en 2021. Las manufacturas de origen agropecuario, lideradas por el complejo oleaginoso, encabezaron las ventas, con u$s 13.417 millones. Sin embargo, el crecimiento de 3,5% que experimentó el rubro estelar de la economía provincial se mostró austero frente al aumento de 21% en las exportaciones industriales, que vendieron por una cifra récord para el rubro: u$s 2.843 millones. Un repaso por el Top 100 de las empresas exportadoras santafesinas permite ver este fenómeno en los peldaños que subieron las industrias entre 2021 y 2022. La mayoría de las fierreras, como autopartistas, agropartistas, fabricantes de maquinaria agrícola y fundiciones subieron en el ranking. Esto dentro de una canasta diversificada, en el que conviven los productos primarios y los de valor agregado. Los primeros diez puestos se distribuyen en forma muy pareja entre exportadoras de commodities, lácteas, frigoríficos y metalmecánicas.

De acuerdo a las cifras del Ipec sobre el ingreso de mercadería por las aduanas provinciales, las importaciones crecieron ese mismo año a un ritmo mayor que las exportaciones: casi 10%, a u$s 6.563 millones. Una característica particular de Santa Fe es que el producto que más compra forma parte de la cadena que más vende: u$s 2.172 millones se destinaron a la importación de porotos de soja para procesar en las plantas locales, principalmente de Paraguay.

Las mayores compras al exterior, impulsadas por la reactivación económica y la cobertura cambiaria, adelantaron presión a una restricción externa que se profundizó con la sequía en 2023. Entre enero y septiembre las ventas nacionales al exterior cayeron 24%, a u$s 51.196 millones pero las compras se redujeron sólo 10%, a u$s 58.156 millones. El saldo negativo de u$s 6.970 millones se comió en nueve meses el superávit de todo el año anterior.

En el análisis por rubro, el derrape en las ventas sigue la ruta del drama climático: 38% bajaron los productos primarios y 26,7% las manufacturas de origen agropecuario. En menor medida cayeron las ventas industriales (-9,6%). La merma importadora presenta números más parejos, vinculados a la recesión y la menor disponibilidad de divisas: bienes de capital (-9,1%), de consumo (-7,1%) e intermedios (-5,7%). La baja más abrupta, superior al 40%, fue la de combustibles y energía. Esto refleja la desaceleración de precios internacionales pero también el aumento de la producción de hidrocarburos y la ampliación de la red de transporte en Argentina, que achicó la balanza energética. De hecho, para 2024 se espera que este sector sea superavitario y se convierta en uno de los motores de la recuperación exportadora. Junto con la minería, los sectores industriales más modernos y la agroindustria prometen dar vuelta la balanza y consolidarse como vectores de desarrollo.

Para seguir leyendo la nota de Álvaro Torriglia, suscribite acá

CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES.

Si querés ser protagonista de los Negocios necesitás información.
Si estás acá es porque necesitás esta información.

SUSCRIBITE

Por asesoramiento personalizado o consulta de Planes Corporativos escribinos a suscripcion@puntobiz.com.ar. Whatsapp al 3415034363.

Más info

Lo que tenés que saber de Economía

Las más leidas

Además

La sesión de tu cuenta se cerro por exceso de usuarios.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?