• Dólar Banco Nación $892.00
  • Contado con liqui $1058.29
  • Dólar MEP $1014.98
  • Dólar Turista $1427.20
  • Dólar Libre $1035.00
  • Dólar Banco Nación $892.00
  • Contado con liqui $1058.29
  • Dólar MEP $1014.98
  • Dólar Turista $1427.20
  • Dólar Libre $1035.00

Agro

Nuevos datos

Historia de acreedor que acorraló a Vicentin resultó más trucha de lo pensado

Por Redacción

El caso de la empresa de calzado floja de papeles que reclamaba plata a la agroexportadora sumó más derivaciones.

Era junio de 2022 y Punto biz reflejaba la estrategia llevada adelante por los representantes legales de la firma Olzen Industria y Comercio de Calzados SA; compañía que llamativamente era acreedora de Vicentin SAIC, había verificado en el consumo de la agroexportadora en default y ahora jugaba una nueva carta. El plan, llevado adelante por el abogado Gustavo Feldman en representación de la firma de zapatos, apuntaba contra Omar Scarel, presidente de Vicentin.

La hipótesis defendida por Feldman y cristalizada por los fiscales de la unidad de Delitos Económicos de Rosario, Miguel Moreno y Sebastián Narvaja, ponía a Scarel como autor de una maniobra fraudulenta de supuesta venta de acciones de Vicentin para sostener el plan de pagos que estaba logrando aval de la doble mayoría de acreedores en el ámbito civil y comercial, cuando en realidad los activos de la agroexportadora estaban inhibidos por el imputaciones de directivos de la firma en el fuero penal. El señalamiento incluso derivó en la detención de Scarel el 6 de junio de 2022, audiencia imputativa y una causa en particular que hoy estopa prácticamente archivada.

Ahora bien, alrededor de Olzen Industria y Comercio de Calzados SA se conocen más elementos que la ubican como una firma floja de papeles, además de que el titular de la sociedad, un ciudadano de origen brasileño,  dijo desconocer la relación, los cargos y las acciones de los abogados que actuaron en nombre de su empresa en todo lo concerniente al concurso y a las causas penales que involucran a Vicentin.

Fue el periodista Bernardo Basombrío, autor del libro “¡Exprópiese! El caso Vicentín”, quien aportó nuevos datos en torno a Olzen. La firma en cuestión tiene domicilio en un "5to piso, oficina 3", de la peatonal Córdoba en el microcentro de Rosario y en su momento designó presidente de directorio a un brasileño de nombre Joel Isaías Da Costa. El individuo es el que niega implicancias en los avatares de la agroexportadora en default.

Pero vale la pena iniciar el recorrido por el principio, citando los hechos que reconstruyó Basombrío:

-A principios del 2020 cuando la cerealera ya había declarado su estrés financiero, formalizó su presentación a Concurso de acreedores. La firma Olzen entró en escena y, para ello, se hizo titular de una deuda de $5.900.000, pagando solamente $ 10.000. El requisito se obtuvo mediante la cesión del crédito que otra empresa -genuina acreedora de Vicentin- Garagro S.A., de El Trébol.

-El brasileño, Joel da Costa supuestamente dio poder formal, por primera vez, al abogado Sebastián Farina -quien admitió maniobras de estafas en otros casos- para que lo represente ante el Juzgado Civil y Comercial de Reconquista para verificar el crédito. Una vez admitido, el letrado pidió la nulidad de la apertura del concurso a Vicentín. El magistrado Fabián Lorenzini la rechazó "in limine", es decir lo hizo ni bien acusó la solicitud por considerar que no procedía.

-Da Costa, luego, otorgó poder en segunda oportunidad y ante la misma escribana en favor de titulares e integrantes del estudio de abogados integrado por los socios rosarinos Guillermo Casanova, Jorge Mattos, Leandro Salvatierra y Diego Feser, extendido -entre otros miembros- a Viviana Cosentino y Patricio Longo, con la facultad general de designar a nuevos delegados.

-Inmediatamente, Longo, abogado junior del estudio, presentó en la Justicia un pedido de beneficiar a Olzen para litigar sin el pago de sellos ni costas; algo así como una carta de pobreza.

-Mientras tanto, la zapatera libraba cheques sin fondos por $41.577.255 a agosto de 2020, y Da Costa se endeudó con el HSBC a título personal, por lo que figura como moroso incobrable, actualmente.

-Adicionalmente, en la web de AFIP no es posible obtener la constancia de la CUIT de Olzen, simplemente porque cuando un contribuyente no tiene las presentaciones al día, el organismo recaudador traba las solicitudes impidiendo el normal desenvolvimiento comercial. Al consultar en el sitio del organismo se lee: "La CUIT del contribuyente fue limitada en términos de la RG AFIP 3832/16. El contribuyente cuenta con impuestos con baja de oficio por Decreto 1293/98".

-Con todo esto, en junio de 2022 tomaba estado público que la cerealera alcanzaba la mayoría en cápitas y capital financiero requeridos por la Ley de Concursos y Quiebras para solicitar la homologación, una instancia crucial de orden. La propuesta de pago, con el visto bueno del juez, decía desprenderse de acciones de Renova y bienes en otras empresas para afrontar la deuda. Previamente a avanzar con el Concurso y la propuesta, la justicia penal rosarina dictó una cautelar, entrometiéndose en la competencia del fuero Civil y Comercial, por lo que técnicamente no se podría consumar el acuerdo. De todas maneras y prolijamente, Vicentín hizo saber que el planteo y la viabilidad siempre requería se levante tal medida.

-Ante la inminencia del logro, reiteran el uso de Olzen como punta de lanza embistiendo contra Vicentín. Para la ocasión se presentó como apoderado de la demanda el abogado Gustavo Feldman, comisionado al acto de parte del estudio Casanova. De esta manera, denunció ante la Justicia Penal por desobediencia a Omar Scarel -titular de la cerealera- alegando que la venta de acciones estaba consumada, en referencia a la propuesta concursal.

-En una entrevista, Joel Isaías Da Costa, presidente de esta particular sociedad, se desentendió de toda esta actividad y sostiene que no tiene nada que ver con Vicentín, ni la conoce. Esto, coloca en posición de gravedad jurídica todo lo actuado por Olzen, a través del estudio Casanova y de su junior, Longo, como así también por intermedio de los letrados Feldman y Farina, con quienes también niega relación alguna.

-A través del armado de Olzen, una fábrica de zapatos inexistente, y bajo presunto robo de identidad a un desconocido brasileño, la hipótesis indica que se buscó atacar el desenvolvimiento concursal y se persiguió a los ex directivos de Vicentín.
 

CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES.

Si querés ser protagonista de los Negocios necesitás información.
Si estás acá es porque necesitás esta información.

SUSCRIBITE

Por asesoramiento personalizado o consulta de Planes Corporativos escribinos a suscripcion@puntobiz.com.ar. Whatsapp al 3415034363.

Más info

Lo que tenés que saber de Agro

Las más leidas

Además

La sesión de tu cuenta se cerro por exceso de usuarios.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?