Seguínos en:
Política

Versiones de cierre de plantas

Internas y aprietes en el trasfondo del escrache a Padoán en su casa

Trabajadores del grupo Vicentin reclamaron por el pago de sus sueldos en Algodonera Avellaneda

Este fin de semana fueron muy fuertes las protestas de los trabajadores de la Algodonera Avellaneda por la falta de pagos en la empresa del grupo Vicentin. Incluso, se viralizaron videos de masivas y ruidosas protestas frente a la casa que tiene en Avellandea Alberto Padoán, uno de los principales referentes del malogrado grupo empresario. Tambien se viralizaron otros insultos de los manifestantes contra Sergio Nardelli mientras caminaba por la ciudad. Si bien las manifestaciones se centraron en el reclamo por el pago adeudado de sus salarios, esas movilizaciones tienen un transfondo de presiones empresarias y también internas gremiales.

 

En rigor, el conflicto laboral arrancó en febrero cuando la empresa dejó de abonar correctamente los sueldos y se profundizó en las últimas semanas cuando, además de no completar los pagos, se negó a actualizar remuneraciones como habían sido convenidas. Según denunciaron los empleados, el gobierno pagó una parte de los sueldos de Algodonera Avellaneda con el programa de Asistencia al Trabajo y la Producción pero la empresa no completó su parte y como respuesta a las quejas, aseguran, que ahora dejaron de pedir el nuevo ATP. 

 

Y eso no es todo. Los empleados de la algodonera, ubicada en Reconquista denunciaron la semana pasada hostigamiento por parte de las fuerza de seguridad local a las que acusan de actuar como “fuerza de choque" de Vicentin. "El amedrentamiento policial ocurrió en la localidad de Avellaneda, en las cercanías de la planta Buyanor, también del grupo Vicentin. Patrulleros se dirigieron hacia el pequeño grupo de diez obreros, quienes cumplían con todas las medidas sanitarias y de distanciamiento correspondientes a la Fase 5 vigente en la provincia. Los agentes policiales los interrogaron, reclamaron datos personales, les sacaron fotos y les impidieron continuar con la actividad de difusión", relató en un comunicado el Sindicato de Aceiteros y Desmotadores.

 

Por el contrario, para la empresa el conflicto está aventado por una fuerte interna sindical. Es que desde Vicentin sostienen que lo que existe es una puja por el encuadre sindical entre textiles y aceiteros. En efecto, el sindicato de  Aceiteros y Desmotadores de Algodón de la zona, con el apoyo de la combativa Federacion Aceitera, puja por sumar a los empleados de la algodonera a sus filas. Por el contrario, la empresa lo rechaza porque supondría abonar salarios más altos. Y en ese marco, el sindicato de empleados textiles de la zona no avaló las medidas de fuerza impulsadas por un grupo de empleados. 

 

Con el argumento de que no reconoce a los Aceiteros como representantes de sus empleados, Vicentin esquiva los planteos de conciliación que impulsa el Ministerio de Trabajo de Santa Fe. No obstante, con esa postura también busca quitar del centro de la escena  el reclamo genuino de los trabajadores por sus sueldos. Ahora, tras los escraches del fin de semana a las casas de Padoán y Sergio Nardelli, la respuesta de la compañía fue amenazar con cerrar la unidad productiva y dejar sin trabajo a 430 personas.

 

10.08.2020 06:00 | Fuente: punto biz

Certificados SSL Argentina