Seguínos en:
Punto Biz

Tienen nuevo proyecto

Un bodegón con mucha historia sirve el último plato y baja la persiana

(Por Ariel Echecury) Una constructora se quedó con el codiciado terreno y levantará allí un desarrollo inmobiliario. 

La esquina de Vera Mújica y Arenales es, sin dudas, una parte importante de la historia del barrio Refinería de Rosario. Allí, durante más de un siglo funcionó, desde un almacén de ramos generales, un bar de tapas y un conventillo hasta un bodegón, que cerrará sus puertas este mes de diciembre. El histórico inmueble, que data de 1903, será demolido para dar paso a un nuevo proyecto inmobiliario, de los tantos que avanzan en el barrio de Refinería, en la zona norte de Rosario.

 

La familia Colovini está al frente desde 1997, del Bodegón de Refinería, una fonda como las de antes, con platos clásicos, recetas familiares y porciones abundantes. Hace algunos días, a Horacio Colovini le avisaron que no le renovarán el contrato de alquiler del espacio, ya que el dueño vendió la propiedad, bajándole la persiana a un pedazo grande de historia del barrio.

 

Abrió primero como Pepito Marinero que, al estilo de vieja pulpería, siguió la impronta que tuvo siempre el lugar. Sobre finales del siglo pasado cerró pero a los pocos meses reabrió como “El Bodegón de Refinería”, su nombre a la fecha. Colovini incluso manejó varios proyectos en la misma esquina y en compañía de distintos socios abrió a parrilla “Cabrón” y después el restaurante “Tirando a jugoso”, donde hoy funciona con otros dueños “Casa Chueca”, el único establecimiento gastronómico que sigue en pie en la estratégica zona. 

 

“Las constructoras le venían ganando terreno al barrio, y no nos sorprendió la noticia de la venta del inmueble pero sí nos dio mucha tristeza. El bodegón es un negocio familiar y yo prácticamente aprendí a caminar ahí y por eso me apena”, describió a Punto biz Jerónimo Colovini, encargado del Bodegón de Refi, y parte de una familia de cinco hermanos, todos con paso en el mítico restaurante.  

 

La propiedad pertenece a la familia Pastoriza, que supo administrar un bar de tapas en el lugar pero luego, las nuevas generaciones decidieron dar un paso al costado y alquilarle el local a los Colovini que apostaron a reencauzar el negocio en la línea de un bodegón. “El bodegón es muy importante para la familia, el último evento grande que hicimos fue el casamiento de mi hermano mayor, y no recuerdo cumpleaños que no haya celebrado en el negocio. Es un ambiente en el que los clientes son también amigos y los platos de la carta provienen de viejas recetas familiares”, explicó con nostalgia Colovini. 

 

De todas maneras, ya con el cierre consumado los Colovini tienen en marcha un nuevo proyecto gastronómico y, como no podía ser de otra manera, tendrá lugar en el barrio de Refinería. “Ahora estamos armando algo nuevo, con las nuevas generaciones. La idea es mantener la línea de bodegón pero con nuevo nombre y estilo. Conseguimos un local en el barrio, para seguir transmitiendo la historia. Estamos en plena obra porque la casa estaba muy deteriorada, y esperamos abrir a mediados de febrero”, adelantó Jerónimo sobre el nuevo emprendimiento. Para Horacio Colovini, de 63 años, el cierre del Bodegón marca un ciclo cumplido y así le dará paso a sus hijos, que continuarán su legado. 

 

21.11.2019 07:00 | Fuente: Punto biz

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (1)

Certificados SSL Argentina