Seguínos en:
Gestión

Por Daniel Colombo

Cinco estrategias frente a empleados desanimados: el peligro del “boreout”

“¿Qué podemos hacer frente a empleados sin rendimiento laboral?” Esta es una pregunta muy frecuente en mi trabajo junto a empresas como coach ejecutivo y de equipos. Se trata de un síndrome que mezcla desgano, desánimo y apatía generalizada en el ámbito del trabajo. Lo cierto es que el desánimo laboral puede sintetizarse en una corta frase: El cuerpo se queda, pero el alma se fue.

• “Boreout”, estrés por aburrimiento

Si bien confluyen varios factores, el estado de aburrimiento en el trabajo desencadena una nueva forma de estrés llamado “boreout”, en el que no hace falta tener una actividad excesiva y que extenúe al empleado, como se caracteriza el síndrome de Burnout, el estrés al límite durante más de un año continuado.

En este caso, la persona ha entrado en un sinsentido por tareas rutinarias, falta de motivación interna y externa y posiblemente también por la ausencia de objetivos claros y que los entusiasmen.

El boreout produce un aumento de la hipersensibilidad, baja casi total de los umbrales de tolerancia a la frustración y decepción y excesivo cansancio físico y mental dentro y fuera del espacio laboral.

* Algunas causas

El desánimo en el trabajo que puede llevar al síndrome de aburrimiento crónico se produce por múltiples factores; algunos relacionados con la conducta de la persona, y otros, de las empresas. Por ejemplo, en entornos burocráticos en exceso, como suelen ser los gobiernos, justicia y en empresas muy tradicionalistas y poco innovadoras, es muy frecuente ver este tipo de manifestaciones: las personas con inquietudes se sienten oprimidas, con su creatividad y motivación contenida, y sin poder visualizar una salida positiva. Por eso eligen convertirse en burócratas y autómatas que hacen lo mínimo indispensable.

• 5 estrategias frente a empleados desanimados 

[ 1 ]  Determinar claramente la organización, posiciones y responsabilidades de cada trabajador. Todo, explicado en forma clara, concisa y tangible.

[ 2 ] Mejorar el clima laboral. Capacitar, formar líderes en vez de seguir poniendo jefes que dan órdenes, abrir espacios de diálogo, coaching de equipos, planificar, hacer desarrollos que motiven a las personas, mejorar las instalaciones, pagar un salario lo más apropiado posible, acompañar los problemas personales que aparezcan.

[ 3 ] Fomentar el trabajo en equipo. El rol del líder es clave para que se logre un sentido compartido. Es esencial apuntar a la coordinación, comunicación efectiva, saber expresar lo que se siente.

[ 4 ] Mantener conversaciones privadas personales con los empleados desanimados. Las áreas de recursos humanos, afortunadamente, están haciendo su mea culpa sobre los errores, aunque por lo que veo en las empresas de Iberoamérica, la mayoría de las carreras universitarias no les enseñan a estos profesionales cualidades como la comunicación profesional, las buenas prácticas de feedback y la empatía.

[ 5 ] Promover el salario emocional y motivar a los motivadores. Para animar a los empleados desanimados y aburridos, es necesario incorporar también las prácticas del salario emocional. Se trata de las acciones no remunerativas en dinero, sino en alto valor percibido. Dar feedback y detectar las oportunidades de mejora; felicitar pequeños logros; estar presente con lo que le sucede al otro; reconocer el trabajo de un equipo; preguntar qué le sucede a una persona.

11.09.2019 11:00 | Fuente:

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)