Seguínos en:
Agromercados

Comunicado conjunto

Bolsas salen a bancar reclamo aceitero por aranceles diferenciales

Entidades cerealeras de Rosario, Buenos Aires, Córdoba, Bahía, Entre Ríos y Santa Fe no quieren que productos de valor agregado tributen igual que los granos

Un día después de los rumores desmentidos de subas de retenciones y de las conversaciones entre gobierno y exportadores de granos para que adelanten liquidaciones de divisas, y en medio de la frenética escalda del dólar post elecciones primarias, las Bolsas cerelaeras -junto con las principales entidades de la cadena agroindustrial- presentaron ayer a la prensa un documento con "Lineamientos para una política agroindustrial".

 

En la presentación del documento estuvieron presentes José Martins, presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, que fue la entidad anfitriona; Alberto Padoán, presidente de la Bolsa de Comercio de Rosario; Juan Carlos Martínez, presidente de la Bolsa de Cereales de Córdoba; Néstor Luciani, presidente de la Bolsa de Cereales Entre Ríos; José Lobera Pacín, presidente de la Bolsa de Comercio de Chaco, y Gastón Larbiou, secretario honorario de la Bolsa de Cereales Bahía Blanca.

 

En los considerandos del trabajo sostienen que “la contribución de la agroindustria a la economía argentina podría ser aún mayor a la importancia que detenta hoy día, y el sector puede constituirse en pilar de una estrategia de desarrollo nacional con la implementación de políticas públicas necesarias para alcanzar el potencial”.

 

El objetivo es que el trabajo se presente a los principales partidos y candidatos de cara a las elecciones de autoridades nacionales de octubre próximo, como  la expresión de toda la cadena agroindustrial siendo una iniciativa común y no excluyente de las que particularmente cada sector pudiera manifestar.

 

Entre los puntos más destacados se plantea promover un sistema tributario eficiente que incentive la inversión y la exportación. Se debe reducir el peso de los impuestos fuertemente distorsivos como el que se aplica a los ingresos brutos y a los débitos y créditos, y eliminar los derechos de exportación en el menor plazo posible.

 

Uno de los puntos principales, donde hicieron hincapié los directivos es en evitar que los productos de mayor valor agregado tributen igual o más que las materias primas desalentado así la imposición de aranceles que desalientan la exportación de productos agroindustriales.

 

Se trata de un tema sensible que hoy divide aguas, ya que las aceiteras se quejan de la decisión del gobierno de igualar los derechos de exportación del poroto de la soja y el grano de girasol con los productos derivados de su molienda (aceite y harinas).

 

Pero mientras que los industriales no ven con buenos ojos que se tribute lo mismo para ambos tipos de productos, sobre todo porque lo ven como una forma de enfrentar las barrearas que tienen en los países compradores al agregado de valor, los productores están a favor de la medida y sostienen que con ese diferencial el campo subsidia a la industria del agro.

 

Tan delicado es el tema que hasta ahora las Bolsas, que tienen a toda la cadena en su seno, no querían meterse en esa interna hacia adentro del campo. No en vano, cuando la prensa consultó sobre el tema a  Martins, el titular de la Bolsa porteña evitó dar una definición taxativa acerca de la posición de la entidad respecto del restablecimiento del histórico diferencial que hubo entre el poroto de soja y sus subproductos, argumentando que sobre el punto tenía que expedirse la cadena de valor.

 

15.08.2019 07:00 | Fuente: punto biz