Seguínos en:
Agromercados

A pedir de las petroleras

Pymes del biodiesel en pie de guerra contra el gobierno nacional

El gobierno les cambió la fórmula de definición de precios y ahora venden por debajo de costos

La Secretaría de Energía publicó ayer en el Boletín Oficial que subió a partir de abril 4% el valor de la tonelada de biodiesel para la comercialización en el mercado interno llevándolo a $28.734 contra febrero.

 

El gobierno presentó la medida como una respuesta a las pymes de sector -que son las que le venden el bio a las petroleras para el corte obligatorio con el gasoil- que se quejaban por el congelamiento que había sufrido el valor en febrero ya que no se había publicado el precio de marzo. No obstante, en las empresas del sector la noticia cayó como una bomba porque –según denuncian- sin consulta el gobierno cambió la fórmula para fijar los precios provocando que la actualización sea mucho menor a la esperada. Con estos valores, y luego del salto del dólar en marzo, advierten quedan por debajo de los costos y en serio riesgo financiero. Es por eso que hay 20 empresas del sector que ya venían tecleando financieramente que podrían tener que cerrar. 

 

Para ponerlo en números, en febrero el biodiesel estaba en $27.660 la tonelada. Según la fórmula de actualización que regía hasta anteayer el marzo el precio debió haber sido llevado a $30.150 y en abril a $30.050. Pero el gobierno no sólo dejó pasar marzo sin actualizar, que fue un mes de fuerte suba de costos, con todo el daño financiero que eso provoca a las pymes, sino que al cambiar la fórmula la suba de abril fue substancialmente menor: $28.734.

 

¿Qué cambió de la fórmula? A partir de ahora el precio del biodiesel sale de sumar el costo del aceite de soja más el costo del metanol más el costo de la mano de obra más el resto de los cotos más el retorno de capital. De esa forma, la Secretaría de Energía eliminó de la fórmula la suma del ítem “Corrección intermensual”, que incluía una actualización según la variación del tipo de cambio.

 

El cambio de fórmula activó un fuerte lobby de las firmas que ayer protagonizaron una reunión tensa con funcionarios del área que no arrojó buenos resultados y cuya intensidad promete escalar. “Arbitrarias, inconsultas e intempestivas”, fueron algunos de los calificativos que tuvo la decisión del gobierno de modificar el esquema vigente por parte de los industriales del sector. También sostienen que si el objetivo era pisar los costos de los combustibles se podría operar frenando el precio del metanol, cuyo vendedor casi monopólico es YPF, que viene subiendo fuerte sin regulación alguna.

 

El cambio de fórmula es a pedir de las petroleras, quienes así pisan parte de sus costos. Formalmente, el gobierno dice que con la medida contribuye a reducir el impacto de la devaluación en los combustibles. El cambio de fórmula también puede llevar a que varias pymes tengan que salirse de ese negocio liberándose cupo para que lo tomen las grandes multinacionales del biodiesel.

09.04.2019 07:00 | Fuente: punto biz