Negocios

En suspenso

Tres vecinos de la cuadra bajan persianas por las restricciones

Aseguran que el límite al horario de atención "no les sirve para abrir las puertas". Uno directamente optó por el cierre definitivo. 

Hace más de 15 meses que bares y restaurantes no pueden volver a trabajar con normalidad. Estuvieron cuatro meses parados como producto de la primera cuarentena de marzo del año pasado, y después pudieron retomar la actividad a cuentagotas, siempre debiendo cumplir con restricciones de horario de atención y factor de ocupación de local. El último cerrojo, complicó aún más al sector gastronómico que desde el jueves 20 de mayo debe bajar la persiana al público a las 19 horas, y fuera de ese horario sólo puede trabajar con servicio de delivery o take away.

La medida afectó fundamentalmente a cervecerías y bares, que al tratarse de un negocio de volumen, pierden en muchos casos el 100% de rentabilidad al no poder abrir por la noche. Si bien algunas intentaron adelantar el horario de apertura, generando promociones y descuentos para que el público se acerque más temprano a los establecimientos (una acción promocional invitaba al “druncheo”, una comida intermedia entre la merienda y la cena) la ecuación económica nunca terminó de cerrar. 

Es por ese motivo que cada vez son más los negocios del rubro que decidieron cerrar sus puertas hasta que se levantan las restricciones horarias por la pandemia. En la cuadra de Avenida Pellegrini al 900, tres cervecerías fueron por el mismo camino y una de ellas directamente bajó la persiana de manera definitiva. Abasto y Melmak, vecinos a un lado y el otro de la avenida, suspendieron la atención al público y Arístides Beer directamente cerró. 

“Nosotros abrimos por la tarde y la franja horaria que trabajamos es la nocturna, un horario que hoy no existe. Y no teniendo una cantidad de clientes importante en delivery, la verdad que no me sirve abrir las puertas. Por eso tomamos la decisión de cerrar y esperar mejores condiciones”, explicó a Punto biz Sebastián Gaudio, titular de Abasto Cervecería. Está claro que en el rubro la situación no es igual para una cervecería que una cafetería que trabaja corrido desde la mañana y atiende otro tipo de público. 

“Para recepcionar una docena de clientes por día, no vale la pena ni poner la llave en la puerta”, describió Gaudio, que reconoce que la situación es crítica, como la de todo el sector. Por ahora, en Abasto apunta a aprovechar el tiempo en boxes para realizar una serie de reformas al local pero Gaudio reconoce que no sabe cuánto tiempo podrá aguantar si las restricciones no se revierten.

 

CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES.

Si querés ser protagonista de los Negocios necesitás información.
Si estás acá es porque necesitás esta información.

SUSCRIBITE

Por asesoramiento personalizado o consulta de Planes Corporativos escribinos a suscripcion@puntobiz.com.ar o llamanos al 341-4475591. Whatsapp al 3415034363.

Más info

Lo que tenés que saber de Negocios

Las más leidas

Además

La sesión de tu cuenta se cerro por exceso de usuarios.