• Dólar "Solidario" $214.4
  • Dólar Libre $232
  • Contado con liqui $246.15
  • Dólar MEP $241.25
  • Dólar Bco Nación $129.75
  • Riesgo País 2430
  • Dólar "Solidario" $214.4
  • Dólar Libre $232
  • Contado con liqui $246.15
  • Dólar MEP $241.25
  • Dólar Bco Nación $129.75
  • Riesgo País 2430

Negocios

Para paladares exigentes

Discípulos de un chef de fama mundial abren restó oculto en Fisherton

Virginia Rosa y Marcelo Martínez
Patricio De Gaetano

Luego de trabajar en España con Martín Berasategui, el chef con más estrellas Michelin del mundo, se la jugaron con una original propuesta. 

Gustavo Martínez y Virginia Rosa son pareja y trabajaron hace muchos años en la cocina del mítico restaurante Rich, donde se conocieron dando sus primeros pasos en el mundo culinario. La vida los llevó por muchos caminos, incluso a trabajar en España junto a Martín Berasategui, el chef con más estrellas Michelin del mundo. En plena pandemia decidieron tomar su propio rumbo y se lanzaron con Hambriento Cocina, un exclusivo espacio de cocina de autor ubicado en una de las mejores zonas del barrio de Fisherton.

“Estuvimos un año en el País Vasco trabajando en Martín Berasategui, un restaurante con tres estrellas Michelin. Cumplíamos jornadas de 15 a 16 horas por día con doble turno. Empezábamos muy temprano y terminábamos muy tarde a la noche. Lo vivimos con mucha intensidad”, relató en diálogo con Punto biz Gustavo Martínez, al tiempo que recordó que junto a Virginia bromeaban con que estaban haciendo “un servicio militar gastronómico”. “Esa experiencia nos formó bastante y nos hizo conocer a colegas de todo el mundo”, destacó. También, fueron parte de la cocina del hotel Llao Llao, en Bariloche.

El tiempo pasó y en 2011 volvieron a Rosario. De vuelta en la ciudad, Virginia emprendió con un catering, mientras que Gustavo asumió como jefe de cocina del Pullman, el hotel del casino City Center. Años más tarde, fueron convocados para hacerse cargo de la cocina de un complejo hotelero de la cadena francesa Mercure en La Pampa. “Nunca imaginamos vivir en La Pampa, la experiencia fue maravillosa”, manifestó el cocinero.

Nuevamente en Rosario, tuvieron su paso a cargo de la cocina del restaurante Gimme Shelter House. “Trabajamos unos nueve meses ahí y estaba la posibilidad de volver a España, pero llegó la pandemia”. En ese contexto de cierre de locales gastronómicos y de profunda crisis para el sector, surge la idea de Hambriento Cocina.

“Empezamos haciendo menús a domicilio con nuestra impronta y estilo. Enviábamos combos con entrada, plato principal y postre. El paquete tenía el menú impreso que incluía una lista de Spotify, como sugerencia para amenizar musicalmente la cena. Nuestra intención era brindar una experiencia distinta”, comentó Gustavo.

De esta forma, el emprendimiento mutó hasta convertirse en lo que es hoy en día. “Nuestro concepto no es venderlo como un restaurante, sino invitar al público a comer al lugar donde vivimos”, detalló el joven chef sobre la propuesta que consta de siete u ocho pasos que incluye maridaje con distintas etiquetas de vinos. Hambriento es atendido por ellos mismos, siendo la característica fundamental del proyecto.

Hambriento Cocina, una exclusiva propuesta en el barrio de Fisherton

“El menú cambia todas las semanas. Trabajamos con muchos productos locales y utilizamos vegetales agroecológicos. Con Hambriento intentamos crear un concepto muy local”, resaltó Martínez y agregó: “Por ejemplo no ofrecemos pescado de mar o mariscos, trabajamos exclusivamente con productos de la zona”.

Asimismo, indicó que últimamente acuden muchos comensales vegetarianos, ya que si bien el menú siempre incluye algún plato con carne, los vegetales abundan en la cocina. “Hambriento es un espacio con identidad rosarina y argentina, fusionamos muchos estilos en nuestros platos”.

Hambriento Cocina, una exclusiva propuesta en el barrio de Fisherton

El exclusivo rincón de cocina de autor está ubicado en el barrio de Fisherton, en inmediaciones de la Plaza Vicente López y Planes. Reciben al público jueves, viernes y sábados con reserva previa y en un único turno. El espacio tiene capacidad para diez comensales y la tarjeta tiene un valor promedio de $5.500, con todo incluido.

En el futuro apuestan a “mejorar la experiencia y la oferta de vinos”, sin descuidar la esencia de Hambriento: brindar una experiencia única y personalizada. “El contacto cercano con el cliente nos motiva un montón, es algo que uno cuando cocina a veces no lo tiene. Apostamos a brindar exclusividad y un servicio lo más personalizado posible”, apuntó el chef.

CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES.

Si querés ser protagonista de los Negocios necesitás información.
Si estás acá es porque necesitás esta información.

SUSCRIBITE

Por asesoramiento personalizado o consulta de Planes Corporativos escribinos a suscripcion@puntobiz.com.ar o llamanos al 341-4475591. Whatsapp al 3415034363.

Más info

Las más leidas

Además

La sesión de tu cuenta se cerro por exceso de usuarios.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?