Seguínos en:
Gestión

por Daniel Colombo

Perfeccionistas y ansiedad: un combo explosivo. 5 claves para mejorar este comportamiento

Debo confersarlo: por varias décadas he sido un perfeccionista, y debí trabajar fuertemente para aceptar lo obvio: no existe la perfección en este mundo. Por eso quiero compartir estas cinco claves que pueden ayudarte, porque he sufrido mucho por tener aquel comportamiento.

¿Qué pensarán de mí?

Nadie duda de que las cosas hechas con calidad y excelencia se destacan por sí solas. Sin embargo, eso alcanza para los perfeccionistas, y detrás de ese comportamiento aparece la pregunta clave: “¿Qué pensarán de mí?”, a la que ven como una amenaza de su integridad y de su reputación.

Desde el plano humano la perfección no existe: somos falibles, nos equivocamos, y esa tensión interna de querer tener el control absoluto todo el tiempo es lo que deriva en ansiedad. Que es prácticamente opuesta a la felicidad: a más preocupación y sentimientos ansiosos, bajan más los niveles de bienestar.

También los puede afectar la “parálisis por análisis”, porque se quedan deliberando extensamente o enredados en un pensamiento circular que les impide tomar decisiones prácticas y rápidas.

5 claves prácticas de un ex perfeccionista

En base a la experiencia real que comenté al comienzo, comparto estas ideas que a mi me sirvieron:

Aprende a tolerar niveles de imperfección

El proceso se inicia con entender que no somos super héroes o heroínas, ni estamos destinados a hacer las cosas ‘perfectas’ (tal como creemos que deberían ser). Es más: si lo piensas en detalle, has dedicado tantas horas y esfuerzo a detalles insignificantes, que podrías haberlas entregado en otros aspectos productivos.

Sé excelente, que no es lo mismo

Un concepto que me ha ayudado a superar el afán de perfeccionismo es el de la excelencia, que significa hacer todo lo mejor a nuestro alcance para obtener el máximo resultado posible. Esto cambia la dimensión del “ser perfecto” a “ser excelente”, y da lugar a cierta flexibilidad para obtener resultados sobresalientes en lo que haces, sin desgastarte.

Aprende algo que sea completamente nuevo y difícil para ti

Un idioma, un instrumento, un deporte que requiera mucha técnica, te ayudarán a aprender a lidiar con la frustración de que las cosas no salgan perfectas: el contar con profesores expertos va a ayudarte a bajar del pedestal perfeccionista y a conectar con la humildad. El cerebro hará un nuevo ruteo con las neuronas, y, progresivamente, te darás el permiso de aprender a fallar de vez en cuando, sin tanta sobre exigencia.

Aceptar los matices de la vida y hacerte una pregunta clave

No es “todo o nada”. El proceso de salir de la conducta perfeccionista implica conectarse con apreciar los matices de la vida. En el viejo patrón, parece que con cada acción se juega la vida de la persona. Por ejemplo, cuando algo se sale de su curso según tu opinión, puedes es aceptarlo y pensar “¿Qué es lo peor que podría pasar?”. Y al instante te darás cuenta de que no hay nada mayormente grave y que puedes tolerarlo sin que te genere más presión o ansiedad.

Busca ayuda de un terapeuta

Si no logras salir del patrón de comportamiento perfeccionista y sientes que te cargas de ansiedad, consulta de inmediato con los terapeutas entrenados. Te ayudarán a buscar la raíz, a encauzarla y a incorporar hábitos distintos para salir de las respuestas habituales, que, tal como lo has vivido hasta ahora, te desgastan completamente por dentro.

 

25.11.2020 13:32 | Fuente:

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)

Certificados SSL Argentina