Seguínos en:
Agroindustria

OK con letra chica

El juez autorizó nuevos contratos de fasón a Vicentin pero puso controles

(Por Juan Chiummiento) Fabián Lorenzini dio luz verde a los acuerdos con grupo Olio, que mantendrán activas las plantas del cordón industrial

El juez Fabián Lorenzini autorizó a Vicentin a firmar nuevos contratos de fasón con Grupo Olio, que permitirán mantener operativas las plantas de San Lorenzo y Ricardone durante 2021 y 2022. Lo hizo en una resolución emitida este jueves, en la cual marcó algunos condicionantes para la ejecución de esas operaciones, otorgándole controles especiales a los tres veedores oportunamente designados, uno de los cuales la agroexportadora recusó en diversas ocasiones.

 

En un texto de siete páginas, el magistrado se expresó de forma favorable al pedido de la concursada, en sintonía con la opinión de la Sindicatura. Según cálculos iniciales, los contratos permitirán un ingreso de entre u$s 80 M y u$s 100 M por año a la agroexportadora en crisis.

 

El piso que establece el acuerdo es de 3,5 M de toneladas de soja y 0,5 M de toneladas de girasol por todo concepto (crushing y molienda). Asimismo, aunque supeditado a la coyuntura, Grupo Olio podrá sumar la tarea de refinado para su posterior venta en el mercado doméstico.

 

No obstante el aval, el juez, de la misma forma en que lo hizo en un reciente fallo, dejó algunos asteriscos que merecen particular análisis.

 

"La concursada no cuenta actualmente con capital de trabajo, ni tiene capacidad para financiar la originación de granos, tendientes a sustentar su propio circuito productivo. No es por lo tanto descabellado conjeturar que difícilmente pueda recuperar su poder de originación en el corto plazo, como no sea asumiendo un sobreprecio y/o pagando por adelantado. Sobre dicha base de análisis (...), la realización de los fasones comprometidos luce aceptable", dijo Lorenzini.

 

A renglón seguido, el magistrado aseveró que "no se puede avizorar" si el destino de Vicentin es compatible con las obligaciones que asumirá con el grupo Olio, ya que "la concursada no ha explicitado o bosquejado un plan de negocios". 

 

En este marco, Lorenzini ordenó una serie de medidas que apunta al control de las operaciones, tarea que estará en cabeza de los tres veedores oportunamente designados a propuesta del comité de acreedores. "Resulta indudable la necesidad de contar con un claro esquema de costos y un estado de resultados que nos permitan conocer, mes a mes, si mediante tales contratos se cubren efectivamente los costos marginales", aseveró, para luego plantear que las acciones serán monitoreadas "a los fines de valorar su resultado económico".

 

Tanto por el contenido de sus fallos como por la información que indican diversas fuentes que mantienen diálogo con él, puede concluirse que a esta altura el juez marca bien de cerca los márgenes de acción a Vicentin. Apoya todas las medidas que apunten a su continuidad en el tiempo -en línea con los objetivos del concurso-, pero bajo estricto  seguimiento. 

 

Las tareas de control sobre el día a día no las puso en cabeza de la sindicatura sino de los veedores. Es un dato a resaltar, en tanto y en cuanto uno de los tres veedores (el contador Sergio Arelovich, asesor de la Federación Aceitera) fue recusado varias veces por la compañía. Como la sindicatura está plenamente abocada a las tareas inherentes al concurso -en este momento, la elaboración de los informes individuales de los acreedores- el juez entiende que toda actividad que vaya por fuera de estas funciones hoy puede se puede encarrilar a través de los veedores.

 

29.10.2020 13:05 | Fuente: Punto Biz

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)

Certificados SSL Argentina