Seguínos en:
Política

Así quedó el cuerpo legislativo

Los salarios del Concejo y por qué es negocio de tener un bloque propio

En el Palacio Vasallo habrá siete monobloques, mecanismo que tiene como beneficio acceder a un cargo extra. 

A contramano de lo que ocurre a nivel nacional -donde el PJ y Cambiemos hacen lo posible para consolidar o contener grandes bloques en el Congreso-, la atomización gana fuerza en el Concejo local. Tanto que pueden distinguirse hasta 15 subgrupos, algunos de los cuales concretaron la conformación de un monobloque, que otorga varias ventajas, tanto económicas como de actividad parlamentaria.

 

Los concejales que logran juntar los avales necesarios para formalizar un monobloque tienen como principal beneficio acceder a un cargo extra, el del secretario de bloque. Según diversas consultas realizadas por Punto biz, se trata de un puesto que tiene un sueldo cercano a los $80.000.

 

Con la conformación ya votada por sus pares, quedó firme que serán 7 los monobloques para el nuevo período: son los de Susana Rueda, María Eugenia Schmuck, Fabricio Fiatti, Fernanda Gigliani, Ariel Cozzoni, Daniela León y Marcelo Megna. 

 

Aunque hay razones mucho más históricas para explicar la atomización del órgano legislativo, muchos sindican que en la obtención del cargo extra se encuentra el principal argumento de la movida. De todas formas, las divisiones dentro de las divisiones también son moneda corriente en la Legislatura provincial, por caso.

 

Además del cargo extra, cada titular de bloque accede a una silla en la reunión de Labor Parlamentaria (donde se discuten los temas que se tratarán en el recinto cada semana), además de poder tener más espalda para negociar presencia en comisiones.

 

Punto biz aprovechó la ronda de llamados para indagar sobre en cuánto se ubicaba el salario y la dieta para asesores de los ediles. Con algunas variaciones (por ejemplo, aquellos con título universitario pueden sumar algunas líneas al recibo de sueldo), los concejales ganan por mes unos $150.000, en tanto que el monto para distribuir entre asesores está hoy en $300.000.

 

La última en juntar los avales para concretar un bloque propio es la periodista Susana Rueda, que llegó de la mano del socialismo pero en cuanto ingresó a Palacio Vasallo afirmó que iba a hacer rancho aparte, aunque sin dejar de pertenecer al Frente Progresista. Dentro de este espacio también aparecen Schmuck y Fiatti, que si bien respaldaron la candidatura de Pablo Javkin a la Intendencia, armaron un bloque cada uno.

 

El caso de Fernanda Gigliani es una continuidad, ya que venía desempeñándose como única integrante de Iniciativa Popular. El ex futbolista Ariel Cozzoni, coqueteó con el peronismo pero armará también su propio bloque. Por último los casos de Megna y León, que llegaron dentro de la lista de Juntos por el Cambio, aunque provienen de distintas extracciones del radicalismo.

 

Más allá de la formalización de los monobloques, las divisiones detrás de las cuatro grandes alianzas que están representadas (FPCyS, PJ, Cambiemos y Ciudad Futura) marcan un total de 15 subgrupos, a saber: La Cámpora, John William Cooke, Movimiento Evita, Iniciativa Popular y Unidad Ciudadana (por el peronismo); Partido Socialista, Partido Demócrata Progresista, Sumemos, Creo y Sí (por el Frente Progresista); las dos facciones de Cambiemos; Unite; Ciudad Futura y Frente Social y Popular.

 

Esta verdadera policromía política puede verse en la siguiente infografía, realizada por el periodista Emiliano Arregui:

 

 

13.12.2019 12:18 | Fuente:

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (1)

Certificados SSL Argentina