Seguínos en:
Gestión

Para tener éxito

Diez hábitos positivos para agregar a tu rutina

Las rutinas diarias nos proveen mucho más que estructura, nos ayudan a ahorrar tiempo y dinero, y a priorizar de forma que logremos el éxito verdadero. Y lo que es mejor, las rutinas nos hacen más eficientes, reducen el estrés y nos ayudan a lograr nuestros objetivos más importantes. Por eso Entrepreneur, publicó algunos hábitos para incorporar en el día a día:

1. Deténte cuando vas adelantado

Si te detienes cuando lo estás haciendo bien, entonces ya sabes lo que vas a decir a continuación. Te obligas a detenerte, guardas la pluma y todo lo demás, y te alejas. Y entonces no puedes esperar a regresar a esa actividad porque ya sabes lo que quieres decir a continuación y eso es hermoso.

2. Levántate y muévete

Puede que la mejor forma de evitar esos baches de productividad por la tarde sea mover tu cuerpo. Moverte es la razón por la cual el co-fundador de Twitter empezó a hacer ejercicio cuando era menos productivo. “Solía ir al gym a primera hora del día, el ejercicio es buenísimo para los niveles de energía, y creo que me hace más productivo", escribió en el blog de coach.me.

3. Toma una micro-siesta

Una siesta mejora tu desempeño motor y te hace estar alerta, además de reducir el estrés y mejorar tu humor. La clave es dormir menos de 30 minutos y hacerlo entre las 2 y las 3 de la tarde. Una pequeña pausa a esta hora no interferirá con tus horas de sueño por la noche.

4. Guarda lo más fácil para el final

La mayoría solemos tener más energía y concentración por la mañana, así que tiene sentido usar este tiempo para nuestras actividades más complejas. Y por la tarde deberíamos hacer cosas más sencillas, que consuman menos capacidad intelectual como contesta correos, llenar formatos, investigar o tener juntas.

5. Termina tu día con una nota alta

La forma en la que terminas tu día es importante y tiene mucho que ver con la forma en la que empezarás el siguiente. Terminar tu día laboral con algo positivo hace que te sientas satisfecho y evita que te lleves el estrés a casa. Esto varía de persona a persona.

6. Relájate cuando regreses a casa

Cuando llegas a casa después del trabajo, lo mejor que puedes hacer es relajarte. Sé que está la tentación latente de seguir trabajo, pero necesitas darte este tiempo para relajarte y recargar energía para poder ser productivo al día siguiente.

7. Haz algo que ames

Entre las responsabilidades laborales y la búsqueda del equilibrio entre la vida personal y la laboral, solemos olvidarnos de disfrutar la vida. Como resultado, solemos sacrificar las cosas que nos gustan, y ponemos nuestro bienestar emocional y mental en riesgo.

8. Elimina la negatividad y reflexiona

Las tardes son el momento perfecto para reflexionar sobre tu día y enfocarte en la gratitud por encima de la negatividad. En lugar de pensar en lo que salió mal en el día, escribe algunos puntos claves por los que estés agradecido.

9. Prepárate para mañana

La sugerencia de prepararte para el día siguiente se explica sola. Revisa tu calendario, porque la preparación te ayuda a determinar cuáles son tus objetivos y así podrás priorizar tus actividades para mañana y empezarás a pensar en ellas como pasos a seguir mientras duermes.

10. ¿Qué hice bien hoy?

Olvídate de las listas de pendientes y remplázalas por una lista de “lo que hice bien”. La práctica de hacer el bien y de tener una lista en la que puedas tachar algo cada día es algo que hacía Benjamin Franklin.

07.10.2019 11:30 | Fuente:

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)