Seguínos en:
Agroindustria

Alta tensión

Biodiesel: empresas y provincia de Santa Fe apuntan contra YPF

(Por Mariano Galíndez) Dudan de que esté cumpliendo con el corte obligatorio en el gasoil

Las fábricas no integradas de biodiesel y el gobierno de Santa Fe coinciden en apuntar contra el papel que juega YPF en la acuciante situación financiera que atraviesa el sector.

 

“Está incumpliendo la normativa. Por los volúmenes de biodiesel que está comprando, o no cumple con el corte obligatorio en el gasoil o se está abasteciendo con las grandes aceiteras por fuera de los cupos de compra a las no integradas que establece la ley”, le dijo ayer a punto biz la secretaria de Energía de Santa Fe, Verónica Geese.

 

“El gobernador Miguel Lifschitz le pedirá una reunión al presidente de YPF, Daniel González, para que explique lo que está ocurriendo”, adelantó la funcionaria, mostrando así que el tema está al tope de la agenda económica de la administración provincial.

 

Que YPF, la principal petrolera del país, no esté cumpliendo con el corte de biocombustible no es, precisamente, un dato inocuo. Su incumplimiento tiene impacto ambiental. También puede impactar negativamente en los motores de los autos.

 

Pese al reciente aumentos de precio que dispuso el gobierno para septiembre, la situación financiera sigue siendo muy delicada en el sector de las fábricas de biodiesel no integradas a las aceiteras. Luego de disponer la semana pasada una suba del 6.4% en el precio que le cobran a las petroleras, que dejó el valor en $33.618 la tonelada del bio, ayer el gobierno oficializó un subsidio del 6% más, como les había prometido.

 

“El problema es que le puso a las empresas como condición para recibirlo que renuncien a cualquier reclamo judicial por los precios dispuestos con anterioridad”, se quejó Geese. Así y todo, sumando el aumento y el subsidio no llegan a cubrir la suba del aceite de soja, el principal insumo para el bio. Es que los $40.000 por tonelada es el precio a partir del cual las fábricas no integradas podrían equilibrar su situación.

 

El problema que persigue a las fábricas no integradas con aceiteras, que son las que venden el bio a las petroleras para el corte obligatorio en los combustibles, es que el principal insumo para producir biodiésel es el aceite de soja, cuyo valor se rige por el dólar y que aumentó tras la fuerte devaluación. Y, del otro lado del mostrador, las petroleras tienen intención de congelar (YPF ya no lo anunció) costos ya que les congelaron a ellas el precio de vente de los combustibles. Además, el sector viene sufriendo desde marzo la decisión política del gobierno de pisarle la actualización de precios (el Estado rige los valores mensualmente) al alterarle la fórmula de actualización eliminándole el factor del tipo de cambio. Esa combinación de factores, paralizó las plantas y tiene en vilo a cientos de puestos de trabajo.

 

17.09.2019 07:00 | Fuente: Mariano Galíndez (punto biz)

Noticias Relacionadas
Lo que tenés que saber de Agroindustria
Las más leidas
Certificados SSL Argentina