Seguínos en:
Emprendimientos

Sobra tela para cortar

Diseñadora de moda rosarina se largó con un negocio de lenceria militante

Considera que la oferta de ropa interior está llena de estereotipos y desarrolló una marca 100% inclusiva.

Cansada de los clichés en el rubro de la lencería femenina, Lupa Richetta se lanzó con Crema Boutique de Goce, un emprendimiento de ropa interior con foco en el feminismo. La idea es apostar a diseñar y crear prendas de ropa interior para todos los cuerpos, trabajando gran variedad de talles por encargo. Si bien la marca no tiene local físico, los pedidos a través de su Instagram y tienda nube no paran de crecer y en tan solo cuatro meses, ya acumulan 400 entregas, con envíos a todas las provincia e, incluso, llegando a países como Uruguay y Chile.

 

“Siempre me gustó la lencería, pero veia que la oferta era reduccionista y que los conjuntos se mostraban por mujeres con la misma contextura. Así fue como empecé a pensar en la forma de articular la marca y la política, con una bajada de línea feminista que la hiciera novedosa. Con esta idea, encaré un proyecto en donde todos los cuerpos pudieran estar incluidos”, contó Lupa, quien durante años trabajó como vendedora en locales de ropa, e incluso se había asociado a un emprendimiento de indumentaria del que se fue a principio de año.

 

Fue por esas fechas que, con ayuda de su amiga Rocío, empezó a diseñar los primeros conjuntos de ropa interior. Pero el puntapié en su negocio lo obtuvo al entablar relación con Nuria Clericci, dueña de la librería Arde. En mayo, ambas organizaron un sorteo a través de las redes sociales de Arde, donde rifaron el libro de Cristina Kirchner, Sinceramente, y un corpiño haciendo juego, con el título estampado. Según Lupa, Cristina Kirchner fue una mujer que le dio mucha información sobre feminismo y es alguien a quien le tiene mucho respeto y admiración.

 

"Gracias al sorteo empezaron a llegar un montón de pedidos. Mi idea era trabajar teniendo siempre algunas prendas en stock, pero crecimos tanto que no damos a basto, así que trabajamos todo por encargue. Esto permite que cada mujer pueda hacer su pedido no solo a medida, sino también según sus propios gustos, combinando los colores y elementos como quieran. Por mi parte, siempre trato de brindar un asesoramiento personalizado a cada clienta”, indicó la emprendedora.

 

La creciente popularidad hizo que a Crema se sumaran otras dos integrantes, Karen y Agustina, lo que facilitó aumentar los niveles de producción. Por ahora, Lupa descartó la posibilidad de comercializar sus prendas en locales de lencería. “Muy seguido me contactan porque quieren vender Crema, pero no es algo que contemple. Hacer venta mayorista te implica realizar rebajas importantes en el precio de la ropa, y nosotras ya de por sí no remarcamos mucho las prendas, así que tener que descontar aún más, en un contexto como este no nos conviene”, indicó.

 

En tan solo cuatro meses desde que Lupa se lanzó con Crema, ya ronda los 400 conjuntos vendidos a toda Argentina y a países como Uruguay y Chile. Fruto del esfuerzo de todo este tiempo, pudo comprarse las máquinas de confección para montar su propio taller. Además, está preparando un curso para emprendedores que planea dictar durante el verano

 

22.08.2019 07:00 | Fuente: Punto biz

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)