Seguínos en:
Infraestructura

Reunión en Santa Fe

Hidrovía: temen que el grueso de la mejora quede en Buenos Aires

(Por Mariano Galíndez) El gobierno provincial quiere tallar más en la preparación de la nueva licitación del dragado que encaró Nación. Incertidumbre por tarifas

El gobierno de Santa Fe le pidió al gobierno nacional que amplíe a las provincias la convocatoria a usuarios de la hidrovía que está realizando para definir los términos de la futura licitación del dragado y balizamiento desde el río Paraná hasta la zona de aguas profundas del Río de la Plata.

 

Así lo pidieron por escrito el secretario de Transporte, Pablo Jukic, y el titular del Programa de Desarrollo de la Hidrovía, Juan Venesia, al subsecretario de Puertos de la Nación, Mariano Saúl; al interventor del puerto de Buenos Aires, Gónzalo Mórtola y a Darío González, el funcionario a cargo de la Unidad Hidrovía Federal.

 

Precisamente, esa unidad especial es la que conduce el proceso de armado de pliegos, al menos en esta instancia preparatoria. Pero resulta que de “federal” tiene sólo el nombre ya que allí no tienen asiento ni cabida las provincias del frente fluvial. Es más, formalmente esa unidad no está dentro del Ministerio de Transporte de la Nación sino de la administración del puerto de la ciudad Buenos Aires, ubicación justificada por las facilidades operativas que tiene ese organismo frente a una oficina ministerial. Como sea, el gobierno nacional sí le abrió el juego a las empresas privadas (donde allí sí tallan muy fuerte los puertos cerealistas santafesinos) para recibir sus requerimientos. Y también su financiamiento ya que las indujeron a que paguen de su bolsillo un estudio de consultoría.

 

Y la preocupación se activó en la provincia cuando trascendieron los escenarios que la Unidad empezó a barajar para el nuevo contrato. El de mínima consta en no aumentar calados, pero sí realizar obras río abajo (como ensanches del canal troncal) para hacer frente al mayor tráfico proyectado y terminar con las congestiones acutales que retrasan y encarecen el tráfico. Y el de máxima supone, además de esas obras, subir de 34 a 36 pies el dragado desde Timbués al río de la Plata y dese allí a 38 pies hasta el kilómetro 243 de aguas profundas.

 

Ambos escenarios tienen sabor a poco para el gobierno de Santa Fe porque el grueso de las obras (ensanche o profundidad) se harían en torno a las necesidades de los puertos porteños, cuando –por el contrario- la mayor parte del peaje (más del 60%) sale de lo que abonan los barcos que vienen a las terminales cerealeras up river. Por caso, 36 pies es el calado que hoy tiene (pero no garantizado en todo el tramo) en algunos meses del año la zona de Timbúes al sur. Además, hay temor de que al pretender bajar costos de peaje se quiera cambiar el sistema actual por tramos a uno por kilómetro recorrido, a pedir de las navieras que operan en la capital federal y los puertos bonaerenses.

 

“Están pensando una hidrovía chiquita. No hay un plan estratégico que comprenda las necesidades y potencie las economías regionales del interior fluvial”, se lamentó Venesia, quien junto con Jukic presidieron esta semana en la ciudad de Santa Fe una reunión con entidades empresarias y enviados del gobierno provincial entrante para ponerlos en tema sobre las marcha de la licitación. “Desaprovechan la oportunidad de encarar una licitación internacional que lleve a los interesados a invertir fuerte en obras estructurales al largo plazo porque están pensando en licitar una concesión corta de 8 años con revisiones posteriores”, agregó Jukic.

 

Finalmente, ¿qué otros puntos puso sobre la mesa la provincia de Santa Fe en la carta a Mórtola, Saúl y González? Hace clic acá para leerlos.

 

 

 

25.07.2019 06:00 | Fuente: Mariano Galindez (punto biz)

Noticias Relacionadas
Lo que tenés que saber de Infraestructura
Las más leidas