Seguínos en:
Gestión

Cambio de paradigma

Cómo deben actuar las empresas ante situaciones de violencia de género

Mientras que en Estados Unidos y el mundo se extendió el mensaje del #MeToo, en la Argentina ganaron terreno movimientos como "Ni una menos" y el “No Nos Callamos Más”, que pasaron a tener un rol protagónico como difusores de reclamos derivados de diversas formas de violencia contra las mujeres en distintos espacios. 

Este martes, el debate volvió a cobrar relevancia luego de que un grupo de reconocidas actrices expusiera una denuncia contra Juan Darthés. Pero el tema, lógicamente excede el mundo del espectáculo, dado que es una problemática que también se encuentra en el ámbito corporativo. 

La misma va ganando difusión y se extiende a lo largo de muchos países entre los que está, por supuesto, Argentina. Sin embargo, aún son pocas las mujeres que se animan a manifestarlo por miedo a perder el empleo. 

Según el portal iProfesional, a mediados de año, la consultora Al Grupo Humano, decidió realizar una encuesta online, anónima, a personas que trabajan en relación de dependencia en el país, a través de la cual se obtuvieron 300 respuestas. Y las respuestas preocupan: 

-Cuatro de cada 10 mujeres declaran haber sido víctimas de acoso sexual o conocer a una persona de su confianza que lo sufrió.

-En un 60% de las mujeres, el caso no fue denunciado a un superior, área de RRHH o persona que pueda ayudarla.

-Ocho de cada 10 casos no fueron denunciados por las mujeres por el temor a represalias (tales como despido) o no querer exponerse al proceso de  defender su posición. Estos son factores que tiene que ver con el grado de incomprensión social que las víctimas perciben.

 

La importancia de los manuales de ética

De esta manera, para el mundo empresarial cobra cada vez mayor importancia la implementación de reglamentos internos, códigos de conducta o manuales de ética a los fines de dejar en claro las obligaciones y deberes de los empleados y sus superiores para generar un clima de apropiada convivencia laboral.

Leonardo Etchepare, abogado de Legal & Ethics, considera importante que el código de ética de la compañía “valore el respeto por los derechos humanos como presupuesto esencial para desarrollar sus actividades y en particular la igualdad de oportunidades, la no discriminación y la equidad de género”.

En ese sentido, es importante contar con un protocolo de actuación que permita:

1.- Identificar aquellas conductas constitutivas de violencia laboral (incluyendo el acoso sexual) y cómo se manifiestan

2.- Establecer herramientas que orienten a empleadas de la compañía, en cómo asegurar el efectivo respeto y garantía de sus derechos

3.- Definir criterios comunes de actuación

Además, son importantes las charlas de sensibilización y capacitación en relación con los medios para comunicar este tipo de situaciones, asegurando la confidencialidad, la inexistencia de represalias como así también la asistencia a las víctimas, destaca

Pero la problemática del acoso sexual no solo se cuela en los manuales de conducta o códigos de ética sino que también se incorpora a las relaciones entre los socios. Los estatutos societarios comienzan a incluir cláusulas de exclusión en aquellos casos en que se compruebe que alguno de ellos acosa sexualmente a una persona. En estos casos, lo que tratan de proteger es la reputación y el buen nombre de la compañía.

12.12.2018 12:57 | Fuente:

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)

Certificados SSL Argentina