Seguínos en:
Salud

Cómo identificarlos y solucionarlos

Los seis errores más comunes en una dieta

En el afán de seguir un estilo de vida saludable, muchos caen en hábitos alimentarios contraproducentes.  

Aunque el objetivo final no sea adelgazar, la creciente concientización por la necesidad de seguir un estilo de vida saludable logró crear hábitos de alimentación en una gran porción de la sociedad. Pero aunque la intención de comer bien esté presente, no es fácil saber todo sobre nutrición. The Washington Post elaboró una lista de errores comunes que son fáciles de reparar:
 

Evitar aderezo en ensaladas: las verduras contienen vitaminas liposolubles A, E y K, y una serie de antioxidantes que requieren grasa para ser absorbidas. Si se evita el aceite y el vinagre a la hora de comer una ensalda, se pierden sus nutrientes clave. Se recomienda servir las verduras con aderezo a base de aceite, nueces, semillas o palta para aumentar drásticamente la capacidad de su cuerpo para absorber los nutrientes beneficiosos de los vegetales.

 

Eliminar el consumo de frutas para reducir el azúcar: la principal fuente de azúcar en la dieta occidental son las bebidas endulzadas, no la fruta. Los refrescos azucarados no tienen nutrientes beneficiosos, mientras que la fruta tiene fibra, vitaminas y antioxidantes protectores. Aún así, es común que haya gente que elimine las frutas creyendo que así consumen menos azúcares. En general, no es perjudicial el exceso de fruta y sí el exceso de azúcares agregados.

 

-Tomar leche de almendras sin sacudir el envase: las alternativas de la leche de vaca hechas de la soja, almendras, castañas de cajú o del arroz se fortifican a menudo con calcio y vitamina D. Pero los alimentos agregados no se adhieren bien al líquido y tienden a hundirse al fondo del envase. Si estos productos son consumidos sin ser agitados primero es posible que no se reciban adecuadamente los beneficios de las vitaminas y minerales añadidos.

 

Confiar en las afirmaciones como "bajo en grasa" y "sin azúcar": durante muchos años, la industria ha engañado a sus consumidores con etiquetas que juran que la comida no contiene grasa, azúcar o gluten. Sin embargo, esto es engañoso. Los alimentos ultra-procesados pueden estar sin grasa o sin azúcar, pero también están cargados con conservantes o ingredientes refinados. Se recomienda leer las listas de ingredientes y elegir alimentos que estén lo más cerca posible de lo natural.

 

Porotos enlatados en comidas sin carne: los frijoles son una fuente increíble de fibra y proteínas, pero las variedades enlatadas pueden tener cerca de mil miligramos de sodio por taza. Eso representa dos tercios de lo que se necesita en un día entero. Son más recomendables latas que digan "sin sal añadida" o "bajo en sodio". En caso de no encontrarlos, es bueno drenar y enjuagar los porotos enlatados, lo que eliminará aproximadamente el 40 por ciento del sodio.

 

Revitalizarse con bebidas deportivas: las bebidas deportivas están destinadas a reemplazar fluidos y electrolitos que se pierden cuando se suda excesivamente, y son adecuados después de los deportes de resistencia como un partido de fútbol o una maratón. Pero el azúcar y la sal adicionales en bebidas deportivas no son necesarios para un ejercicio casual con un mínimo de transpiración. Después de un paseo, la mejor opción es la hidratación con agua.

20.03.2017 13:51 | Fuente: infobae.com

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)