Seguínos en:
Informes

Informe de Idesa

El 15% que Nación le quitaba a Santa Fe no fue a los jubilados

A través de un decreto de necesidad y urgencia el gobierno generalizó el fallo de la Corte suspendiendo la derivación del 15% de la masa coparticipable con destino a la Anses. Haberse apropiado indebidamente de esos fondos durante una década y arrebatadamente suspender la derivación antes de dejar el poder es una conducta mendaz. De todas formas, dado que esos recursos no eran utilizados para pagar jubilaciones, el tardío fallo y el decreto pueden ser la oportunidad para dar más racionalidad, profesionalismo y ética al manejo del sistema previsional.

 

Ante el fallo de la Corte Suprema de Justicia que suspendió en favor de Córdoba, San Luis y Santa Fe la detracción del 15% de la masa coparticipable para financiar a la Anses, el gobierno decidió emitir intempestivamente un decreto de necesidad y urgencia haciendo extensivo el beneficio al resto de las provincias. Que luego de varios años de conflicto y cuando falta apenas días para el cambio de gobierno la Corte decida emitir el fallo y el Poder Ejecutivo Nacional este decreto, es un rasgo de la profunda debilidad institucional imperante. A su vez, aumenta el deterioro de la situación fiscal que heredará el próximo gobierno y justifica las preocupaciones sobre la sustentabilidad del sistema previsional.

 

Para determinar el impacto que tendrá esta decisión se debe analizar la estructura de financiamiento de la Anses y sus principales erogaciones. En este sentido, los datos del año 2014 señalan que el 56% de los ingresos del sistema previsional se generaron a través de cargas sociales, un 26% a través de impuestos afectados y un 18% con la detracción del 15% de la masa coparticipable.

 

Estos recursos fueron asignados a los siguientes rubros:

 

-Un 53% al pago de jubilaciones y pensiones del régimen de reparto.

 

 

-Un 22% a financiar jubilaciones sin aportes otorgadas a través de las moratorias.

 

 

-Un 25% a otras finalidades fundamentalmente cubrir el déficit fiscal.

 

Estos datos indican, por un lado, que los aportes y contribuciones de los afiliados activos alcanzaron para pagar las jubilaciones y pensiones de la gente que en su momento hizo aportes. Por el otro, que los impuestos de afectación específica permitieron generar un volumen de recursos suficientes para financiar el gasto que imponen las jubilaciones otorgadas sin aportes. Por último, que a las cuentas de la Anses ingresó una enorme cantidad de recursos por la derivación del 15% de la masa coparticipable que no se utilizaron para pagar jubilaciones.

 

Descargate el informe completo de Idesa.

 

09.12.2015 10:15 | Fuente: Idesa

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)