• Dólar Banco Nación $142
  • Dólar tarjeta $249.41
  • Dólar Libre $292
  • Dólar MEP $280.73
  • Contado con liqui $287.8
  • Riesgo País 2419
  • Dólar Banco Nación $142
  • Dólar tarjeta $249.41
  • Dólar Libre $292
  • Dólar MEP $280.73
  • Contado con liqui $287.8
  • Riesgo País 2419

Negocios

El último café

Bajó la persiana uno de los últimos bares americanos del centro

Ariel Echecury

Vivió la época de esplendor de un rubro que hoy tiene un único sobreviviente.

Abrió un día después de la Navidad de 1956 sobre el ingreso de calle Sarmiento de la Galería Córdoba. El bar americano “Mi Café” se convirtió en el segundo en su tipo después de Mogambo que, ubicado en Galería Rosario, había inaugurado sólo unos meses atrás. Aunque pasó por varias manos, el bar mantuvo siempre su impronta original hasta el día de hoy que bajó definitivamente la persiana.  

El local de Sarmiento 783 fue desocupado durante el fin de semana y se ofrece desde este lunes en alquiler. Si bien los dueños de la galería buscarán conservar el estilo de bar americano, la idea es sumar mesas y servicio dentro del paseo comercial que cuenta con algunas joyitas como la escalera mecánica más antigua de la ciudad. 

“Mi Café” fue inaugurado por Pierrino Garberoglio, quien trabajó el bar durante casi 10 años, cuando en 1964 el local lo toma a su cargo Angel Cosio, padre de Ricardo Cosio, actual dueño de la galería. Tiempo después, en 1975 lo compra Fermín Nuim hasta que en 1989 es refundado como “Mi Café Río Sol” por Ricardo Cosio, emprendimiento que dura casi 25 años. En 2014 vuelve a cambiar de responsable y el negocio empieza a entrar en franco declive. 

Ya en el nuevo siglo la realidad de los cafés americanos -cuya característica fundamental es contar con barra y butacas- era muy distinta a la de décadas de esplendor cuando cada galería tenía el suyo, con grandes exponentes como Cheroga (Galería Mercurio), Ulises, El Globo Rojo o Charly (de la familia Daminato en la Galería Rosario). Hasta hoy sólo quedaban en pie dos bares americanos en el centro; “Mi Café Rio Sol” y “Subito bar”(ex Cheroga), el cual pasa a ser ahora el último sobreviviente del rubro. 

El viejo “Mi Café” era famoso entre oficinistas y paseantes del centro por ofrecer masas árabes traídas de confiterías de Buenos Aires o sus helados con cobertura de chocolate. Y por supuesto, el café con crema de origen colombiano marca Berkel, era la estrella de la histórica barra que daba a calle Sarmiento. Una de las perlitas con las que contaba el bar es un coqueto azucarero veneciano -que aseguran es único en el país. “Queremos que siga siendo un bar de paso para la gente que trabaja en el centro, con buena atención, lo cual consideramos es fundamental, y sumando mesas dentro de la galería”, dijo Ricardo Cosio, coleccionista y dueño de la Galería Córdoba, quien exhibe algunas de sus “joyitas” como el auto de la vedette Gogó Rojo y motos de alta cilindrada en el tradicional paseo céntrico.

El azucarero veneciano, una de las reliquias del viejo bar americano "Mi Café Río Sol"

El bar americano "Río Sol" amaneció este lunes con la persiana baja.

CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES.

Si querés ser protagonista de los Negocios necesitás información.
Si estás acá es porque necesitás esta información.

SUSCRIBITE

Por asesoramiento personalizado o consulta de Planes Corporativos escribinos a suscripcion@puntobiz.com.ar o llamanos al 341-4475591. Whatsapp al 3415034363.

Más info

Lo que tenés que saber de Negocios

Las más leidas

Además

La sesión de tu cuenta se cerro por exceso de usuarios.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?