• Dólar "Solidario" $171.24
  • Dólar Libre $185
  • Contado con liqui $172.58
  • CCL Libre $180.5
  • Dólar Bco Nación $103.5
  • Riesgo País $1512
  • Dólar "Solidario" $171.24
  • Dólar Libre $185
  • Contado con liqui $172.58
  • CCL Libre $180.5
  • Dólar Bco Nación $103.5
  • Riesgo País $1512

Agrobiz

Innovación

La startup del agro que busca sacar un probiótico del residuo cervecero

Patricio Dobal

Forma parte de un paquete de innovaciones para feedlots que la firma viene desarrollando desde hace tres años. Un repaso por lo que tienen bajo la manga.

Tiene 62 años pero el empuje propio de un universitario. El veterinario Adolfo Silveyra adjudica su empeño a su formación en el rugby, deporte que le apasiona desde pequeño. Lo cierto es que el hombre es el hacedor de El Ojo del Amo SRL, startup que nació bajo el ala de la Universidad Nacional de Rosario a partir de la unión de un equipo interdisciplinario para atender con soluciones tecnológicos dificultades del día a día en la cría intensiva de ganado bovino. El grupo, entre otras innovaciones, hoy hace pruebas para desarrollar un probiótico destinado a terneros con una levadura que es residuo de la producción artesanal de cerveza.

A partir de una alianza con el feedlot La Filomena, que tiene 2.500 cabezas de ganado en Chabás, la empresa ya sacó formalmente al mercado dos soluciones. Una es Circadia, sistema que emplea luz artificial para dar de comer de noche sin alterar la rutina del feedlot. “El producto lo lanzamos oficialmente en febrero y nació de la idea de extrapolar lo que se hace en avicultura a la ganadería. Podemos iluminar determinada cuantía horaria y con determinada temperatura de color adicionando luz a la iluminación natural del día para modificar le fotoperíodo”, precisó Silveyra, en contacto con Punto biz.

“Logramos un efecto fisiológico natural que es la liberación de dos hormonas permitiendo ganar un 14% más de peso diario. Además necesitamos 15% menos de alimento para producir un kilo de carne”, planteó el veterinario. Los testeos hechos en su feedlot experimental permitieron, en el caso de las hembras, llegar al peso de faena dos semanas antes de lo previsto.

Pero las soluciones no quedan ahí, la compañía también comercializa un servicio de alerta temprana de estrés calórico que a través de un monitoreo de temperatura y humedad en el feedlot permite accionar en forma remota un sistema de aspersores. “El ITH es el índice más utilizado para monitorear las condiciones ambientales resultantes del estrés calórico. A través de un algoritmo sensores capturan en tiempo real temperatura y humedad y a través de un app identifica en colores las condiciones del establecimiento. La herramienta permite el funcionamiento de bombas presurizadoras y aspersores de agua subterráneos, para bajar el nivel de estrés calórico”, detalló.

La respuesta en la cerveza

“El equipo está integrado por diez profesionales. Somos dos veterinarios, dos físicos, dos ingenieros electrónicos,  un ingeniero agrónomo, un contador, un biotecnólogo y un nanotecnólogo. El plan es generar una cultura interdisciplinaria de soluciones para los ganaderos. Así es como llegamos ahora a experimentar con residuos de la industria cervecera”, compartió Silveyra sobre otra de las investigaciones en marcha.

“Desde el área de la biotecnología empezamos a realizar ensayos para elaborar un probiótico para terneros. Empleamos una levadura que deriva de la fermentación de la cerveza y que termina siendo un residuo de difícil manejo. Lo cierto es que detectamos que es un buen nutriente para los animales”, sumó.

Más cerca de ver la luz está Tag Huella. Un botón de trazabilidad digital inviolable que reemplaza a las tradicionales caravanas, propensas a desprenderse. “Nuestro producto es a base de acero inoxidable y un elastómero, evita la despolimerización que ocurre con las caravanas plásticas. Solo en los departamentos Rosario y San Lorenzo detectamos que el 30% de los animales está sin caravana. La alternativa es el tag con el que además el propietario del ganado lleva todo el historial digital del mismo”, puntualizó Silveyra.

“Por último, trabajamos en un restaurador dentario. Es una masa de acrílicos que se modelan sobre el remanente dentario”, enumeró el veterinario sobre la tecnología que que extiende la dimensión vertical de la corona dentaria y prolonga la vida útil de la vaca por 10 o 12 meses.
 

CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES.

Si querés ser protagonista de los Negocios necesitás información.
Si estás acá es porque necesitás esta información.

SUSCRIBITE

Por asesoramiento personalizado o consulta de Planes Corporativos escribinos a suscripcion@puntobiz.com.ar o llamanos al 341-4475591. Whatsapp al 3415034363.

Más info

Lo que tenés que saber de Agrobiz

Las más leidas

Además

La sesión de tu cuenta se cerro por exceso de usuarios.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?