Dreyfus: un gran festejo y la obligación de cambiar rumbos | Punto Biz
  • Dólar Banco Nación $192.25
  • Dólar Turista $386.12
  • Dólar Libre $386
  • Dólar MEP $357.05
  • Contado con liqui $366.48
  • Riesgo País 1826
  • Dólar Banco Nación $192.25
  • Dólar Turista $386.12
  • Dólar Libre $386
  • Dólar MEP $357.05
  • Contado con liqui $366.48
  • Riesgo País 1826

Agro

La planta cumplió 30 años

Dreyfus: un gran festejo y la obligación de cambiar rumbos

(Foto captada con smartphone moto g100)
(Foto captada con smartphone moto g100)
Gabriel González

La celebración tuvo la presencia del CEO mundial de la multinacional, Michael Gelchie. Cambios de estrategia en un escenario adverso. 

A treinta años de su inauguración, el complejo Dreyfus ubicado en General Lagos a la vera del Río Paraná sigue luciendo toda su imponencia. La celebración -efectuada a metros de las instalaciones de embarque- fue realzada por la presencia del CEO global de la compañía, Michael Gelchie, junto al gobernador Omar Perotti, el jefe comunal de General Lago  Esteban Ferri, otras autoridades, trabajadores, clientes y proveedores de la firma.

La fiesta de Dreyfus permitió visualizar el cambio de época para el negocio sojero. Como dijo Diego Casanova, gerente regional de logística que participó desde el vamos en el diseño de la planta, la infraestructura se ideó pensando en una cosecha de 150 millones de toneladas para el país que hasta ahora no se ha podido lograr.  Su construcción -a principios de  los 90- fue un hito que marcó el crecimiento del sector agroexportador y justificó millonarias inversiones, un fenómeno que se fue apagando en los años más recientes y obliga a repensar el negocio. 

La planta fue durante muchos años la principal instalación mundial destinada al crushing de soja, con 8 mil toneladas/día. Aunque esa marca ya se perdió, es la mayor productora de biodiesel (unas 600 mil ton/año) y de lecitina de soja, tiene la mayor planta de acondicionamiento (1.000 tn/h de secado, la mayor capacidad almacenaje (del orden del millón de toneladas) y la mayor celda de almacenaje (300.000 ton). 

El CEO regional de la compañía, Juan José Blanchard, recordó que “hace más de 30 años un grupo de personas tuvo una visión: crear la planta de molienda más grande del mundo para convertir la producción nacional en productos de valor agregado”. Y agregó:”Su capacidad de carga es de una agilidad tal que, ya en sus años iniciales, los primeros tripulantes de los barcos que llegaban a nuestro puerto, y no acostumbrados a cargar sus bodegas tan rápido, no querían volver tan pronto a mar abierto. Esto permitió que, al día de hoy, unos 5.280 buques se han cargado en este puerto”.

“Nuestra compañía apunta a producir más y agregar más valor”, señaló a su turno el CEO global Gelchie. Pero en la Argentina las condiciones no están dadas.  “Cumplimos al máximo con la cuota de la Unión Europea pero aún así sobra capacidad de producción, hay que llevar el corte con gasoil en el mercado interno al 20%”, sumó Blanchard a la hora de plantear reclamos. Se trata del corte en los combustibles cuya proporción se incrementó en la última crisis de abastecimiento de gasoil que precipitó la invasión de Rusia a Ucrania. Bien podría transformarse en un esquema permanente, pero la movida tropieza  con intereses petroleros con inmensa capacidad de lobby en los despachos oficiales.     

Dreyfus apuesta al valor agregado con el biodiesel, la lecitina y la comercialización de soja sustentable certificada, pero para sostener el  volumen de operaciones reestructura instalaciones para vender más granos sin procesar. De hecho, el anuncio de inversión del día de la celebración fue el de u$s 3 M para desarrollar una cinta de embarque que pueda transportar granos desde el punto de recepción hacia el puerto, la cual empezará a operar a principios de 2023.

Los problemas para procesar soja obedecen a cuestiones locales e internacionales. Es sabido que la Argentina viene perdiendo posiciones en la producción de soja contra los Estados Unidos y Brasil, y que los productores se están volcando al maíz. Es que la oleaginosa soporta el nivel más alto de las retenciones -un 33%- y la industria perdió el diferencial arancelario que estimulaba la generación de valor agregado. A ello hay que sumarle que la soja que se cosecha en el país no es de buena calidad, el impulso que tiene la industria en los EEUU de la mano del estímulo a los biocombustibles que lleva al país del norte a volcarse a la producción de harina (en torno a este subproducto se concentra la potencialidad exportadora Argentina), y la tendencia de China de comprar más materia prima para la industrialización local. 

¿Cómo impacta la nueva realidad puertas adentro de Dreyfus? Casanova lo explicó con cuentas sencillas. La molienda de soja tradicionalmente representó un 70% de las operaciones y los granos sin procesar que quedaban con el 30% restante. Pero esa proporción quedará invertida con la nueva cinta de embarque: sólo un 30% se exportará con valor agregado. 

CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES.

Si querés ser protagonista de los Negocios necesitás información.
Si estás acá es porque necesitás esta información.

SUSCRIBITE

Por asesoramiento personalizado o consulta de Planes Corporativos escribinos a suscripcion@puntobiz.com.ar o llamanos al 341-4475591. Whatsapp al 3415034363.

Más info

Lo que tenés que saber de Agro

Las más leidas

Además

La sesión de tu cuenta se cerro por exceso de usuarios.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?