• Dólar Banco Nación $885.50
  • Contado con liqui $1047.54
  • Dólar MEP $1005.46
  • Dólar Turista $1416.80
  • Dólar Libre $1005.00
  • Dólar Banco Nación $885.50
  • Contado con liqui $1047.54
  • Dólar MEP $1005.46
  • Dólar Turista $1416.80
  • Dólar Libre $1005.00

Política

Contrapunto

La estrategia de Milei para neutralizar el paro de la CGT

La estrategia que planea Milei para neutralizar la marcha

Por Redacción

Las claves son el pase de lista a los estatales y buscar el apoyo empresario. Los sindicatos como rivales "cómodos". 

El Gobierno se halla ante uno de sus primeros grandes desafíos en la calle. El paro nacional y la movilización convocada por la CGT es vista por la Casa Rosada como un movimiento forzado de los sindicatos, quienes se vieron obligados a manifestarse tras las medidas anunciadas por el presidente Milei. Al contrario de oponerse, creen que esa rivalidad es funcional para el Presidente y que aún subsiste la legitimación al programa de gobierno producto del resultado de las elecciones presidenciales.

Mientras las primeras columnas comenzaban a formarse en la Avenida de Mayo, fuentes del Poder Ejecutivo comentaban en privado que la CGT la demostración de hoy meramente política y "direccionada para dañar al gobierno y voltearlo, no tiene sentido que con cuarenta días de gestión ya lo hagan", remarcaban.

Sin embargo, confiaban que los gremios "son un rival cómodo" para Milei y la gestión libertaria. Según el Gobierno, la influencia del sindicalismo bajó producto de la informalidad y un declive del poder electoral del peronismo, que viene de no poder renovar el mandato del Frente de Todos. Asimismo, ven a los secretarios gremiales de la CGT con fuertes disidencias entre sí, aunque destacan que aquello "no es garantía de nada".

La relación de Milei con los sindicatos

El Gobierno comenzó a rivalizar con los sectores gremiales en sus primeras semanas. Esto se acentuó particularmente cuando el Presidente presentó la reforma laboral inserta en el DNU desregulador, el cual contiene cambios sustanciales en el sistema de indemnizaciones, la ultraactividad de los convenios colectivos de trabajo y en el esquema de cuotas solidarias, una de las principales fuentes de financiamiento de los gremios.

A pesar de que la reforma se encuentra suspendida por las cautelares firmadas por el fuero laboral nacional, la CGT llamó a este paro nacional un mes atrás, también con la esperanza de que los puentes entre el Gobierno y los jefes sindicales mejoraran. Durante ese período, las declaraciones públicas de ambas partes no hicieron más que recrudecerse.

La principal apuntada por el núcleo duro del gremialismo es la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, principal impulsora del protocolo antipiquetes. La funcionaria del Gobierno rivalizó en muchas ocasiones con Pablo Moyano, triunviro de la CGT y líder del sindicato de Camioneros, a quien le advirtió ayer que haría cumplir con las medidas para evitar grandes cortes de calle en el microcentro porteño.

Sin embargo, hay conversaciones subterráneas entre gremialistas y libertarios que subsisten a pesar de las diferencias.

El principal mediador es el ministro del Interior, Guillermo Francos, que conoce desde hace décadas las autoridades de las diferentes centrales obreras. La ministra de Capital Humano, Sandra Pettovello, y el secretario de Trabajo, Omar Yasin, son otros de los interlocutores del Gobierno y, según comentan, Armando Cavalieri (Comercio), Héctor Daer (Sanidad) y Germán Martínez (Construcción) son algunos de los más dispuestos a conversar.

La campaña del Gobierno para tratar de neutralizar la marcha

En ese sentido, desde el Gobierno nacional salieron esta mañana con una campaña coordinada de tuits para manifestarse en contra del paro.

Bullrich aseguró que "no hay paro" que "detenga" ni "amenaza" que "amedrente" al Gobierno nacional, y en su posteo utilizó el hashtag #YoNoParo. La canciller Diana Mondino calificó a la jefatura sindical como una "oligarquía de millonarios con autos blindados y chofer". Esas acciones fueron coordinadas con diferentes funcionarios del Ejecutivo.

Dentro de las consignas que son impulsadas por el mileismo surge la cifra de u$s 1500 millones, que salió en primer lugar por un tuit del economista Fernando Marull, quien calculó el supuesto monto del Producto Bruto que se perdería ante un paro nacional.

El Gobierno movilizará esa cifra para culpabilizar de un acentuamiento de la crisis económica a los manifestantes, a pesar de que esta cifra es incomprobable en la realidad y que resultaría contradictorio con otras afirmaciones que hacen desde el oficialismo, tales como que los trabajadores pudieron circular normalmente por la efectividad del protocolo antipiquetes.  

En diálogo con El Cronista, fuentes de Casa Rosada indican que la marcha de hoy "ratifica que el Gobierno está en el camino correcto". Incluso, uno de los funcionarios opinó a título personal y ejemplificó con un pensamiento de Néstor Kirchner: "De alguna manera tenés que tener un enemigo, y en el contexto del que venimos, los sindicalistas no son funcionales". 

Consideran que figuras antagónicas como el gobernador Axel Kicillof, los gremialistas como Pablo Moyano o dirigentes de izquierda no permean más allá del núcleo de centroizquierda: "Hoy la rebeldía es de derecha", ironizan.

La auditoría a los estatales

Discursivamente, el oficialismo también se dispone a no reconocer las motivaciones que llevaron al paro, tales como el aumento considerable de los precios en las últimas semanas, la reforma laboral todavía latente, el despido de empleados estatales en diversos segmentos de la Administración Pública y el cierre o desfinanciamiento de áreas y programas.

Incluso, el Gobierno continúa manteniendo la decisión de descontarle la jornada no trabajada a los empleados estatales que adhieran al paro. Esta mañana, Adorni respondió que es una "decisión tomada" y que "no tiene ningún tipo de incompatibilidad con respetar el día de paro".

El Ejecutivo publicará por la tarde un relevamiento de los estatales que durante esta jornada se hayan ausentado durante sus horas de trabajo, lo cual sería un indicativo de que su asistencia a la movilización. "Estamos auditando y trabajando con todas las áreas posibles para después dar un número", indicaron desde Presidencia.

También habrá una fuerte campaña para bajarle el precio al paro nacional. Funcionarios nacionales comentaron que están en contacto con cámaras empresarias para después dar los números de cómo fue el nivel de presencialidad en el sector privado. Según indican personas que frecuentaron en conversaciones con él, Milei califica a quienes se manifiestan hoy de "cómplices del fracaso de la administración anterior".

El Presidente dedicará gran parte de su día al monitoreo de la movilización de hoy desde la Quinta de Olivos, lugar del que no sale salvo para las reuniones de Gabinete en Casa Rosada los martes y jueves y para alguna reunión muy particular. Allí recibirá a la ministra Bullrich por la tardenoche, cuando la marcha haya finalizado.

CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES.

Si querés ser protagonista de los Negocios necesitás información.
Si estás acá es porque necesitás esta información.

SUSCRIBITE

Por asesoramiento personalizado o consulta de Planes Corporativos escribinos a suscripcion@puntobiz.com.ar. Whatsapp al 3415034363.

Más info

Lo que tenés que saber de Política

Las más leidas

Además

La sesión de tu cuenta se cerro por exceso de usuarios.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?