Javkin arranca su segunda gestión con el pie izquierdo | Punto Biz
  • Dólar Banco Nación $860.00
  • Contado con liqui $1089.24
  • Dólar MEP $1044.95
  • Dólar Turista $1376.00
  • Dólar Libre $1070.00
  • Dólar Banco Nación $860.00
  • Contado con liqui $1089.24
  • Dólar MEP $1044.95
  • Dólar Turista $1376.00
  • Dólar Libre $1070.00

Política

Tasa a naftas

Javkin arranca su segunda gestión con el pie izquierdo

Javkin arranca su segunda gestión con el pie izquierdo
Gabriel González

En la era de la motosierra, el intendente ni siquiera muestra un modesto serrucho. En cambio, mete más presión sobre los contribuyentes.

El intendente Pablo Javkin arranca su segunda gestión en el Palacio de los Leones con el pie izquierdo. Con la excusa de sacar de circulación una vetusta lista de contribuciones que vaya a saber uno cuánto era lo que permitían en conjunto recaudar, las nuevas autoridades de Hacienda plantean gravar con el 1,6% cada litro de combustible que se cargue en los surtidores de Rosario. 

El actual secretario de Desarrollo Económico y futuro secretario de Gobierno, Sebastián Chale, salió decir que el impacto del nuevo tributo será “bajísimo”, y lo estimó en seis pesos por litro, pero esa base de cálculo puede resultar engañosa, si se tiene en cuenta que en la Argentina se viene una reestructuración fuerte de los servicios y bienes con precios y tarifas regulados por el Estado. Un reacomodamiento del orden del 30% está a la vuelta de la esquina, y si se trata de arrimarse a los precios internacionales cabe consignar que -por dar un ejemplo- en Uruguay la nafta cuesta el doble que en la Argentina. 

Algunos constitucionalistas plantean que la tasa es un impuesto disfrazado, y que por ende la instrumentación de esta nueva tasa sería ilegal para un municipio. Si existen provincias que la aplican como tal, así ocurre en Córdoba, pero en la provincia de Santa Fe el socialismo intentó gravar la venta de combustibles en 2013/2015, pero el proyecto no avanzó en la Legislatura. Por esa misma época se habían lanzado intentos de muchas intendencias en la Provincia de Buenos Aires que derivaron en situaciones litigiosas. 

Los transportistas de cargas salieron a criticar el proyecto con los tapones de punta, mientras que los expendedores de naftas también dieron cuenta de su malestar, aunque sin querer levantar demasiado el perfil, al menos hasta ahora. Fuentes de este último sector desmintieron haber sido consultados, algo que los funcionarios municipales habían dado por hecho en diálogos con la prensa. 

Lo peor del caso es que la propuesta de la Intendencia rema a contramano de lo que votó la gente en las últimas elecciones nacionales. En el balotaje triunfó por buen margen el libertario Javier Milei, y lo hizo con la promesa de aplicar motosierra sobre el gasto público. Lejos de plantear algún tipo de ajuste, la nueva administración de Juntos por el Cambio en Rosario sale a plantear una mayor presión fiscal sobre los contribuyentes. 

Si en algo se pusieron de acuerdo con cierta cuota de éxito los integrantes de la que aún es la principal coalición opositora a nivel país fue para frenar durante los dos últimos años la instrumentación de nuevos impuestos. Por eso es que sorprende la vuelta de tuerca impositiva sobre los rosarinos, imaginada en el peor momento que se pudiera haber elegido, cuando la gente ya no sabe que hacer para protegerse de las consecuencias de una inflación galopante. 

Este proyecto seguramente pondrá a prueba la consistencia de la coalición de gobierno que aseguró la reelección de Javkin. Socialistas y radicales siempre fueron más mano sueltas a la hora de aplicar nuevos gravámenes, pero los nuevos socios -el PRO y por lo que se pudo ver también la agrupación que lidera Miguel Tessandori- cuando menos deberían contar hasta 10 antes de hacer lo propio, porque entrarían en contradicción con los principios que han venido sustentando hasta ahora. 

Los funcionarios municipales sostienen que toda la plata que se recaude    será aplicado a un objetivo loable como la pavimentación de calles, pero esas obligaciones siempre pertenecieron al ámbito municipal, y hacia allí cada año se destina una porción de lo que pagan los contribuyentes por tasas y los recursos de coparticipación que recibe la Intendencia. ¿Por qué no administrar mejor esos recursos en lugar de pegarle otro guadañazo a los contribuyentes? Si Milei muestra una motosierra, Javkin podría conseguir cuando menos un serrucho de ferretería. 

También se podrían explorar otras experiencias, aprovechando que se trata de dos administraciones del mismo signo. Durante las administraciones socialistas se supo avanzar con alguna fórmula para que el gasto en salud -como debiera corresponder- quede a cargo de la provincia, pero ese proceso se interrumpió con el triunfo de Omar Perotti de 2019. Ya que Javkin y el gobernador entrante Maximiliano Pullaro son más o menos del mismo palo, porque no buscarla por ese lado en lugar de recurrir al clink caja de los surtidores.

 

CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES.

Si querés ser protagonista de los Negocios necesitás información.
Si estás acá es porque necesitás esta información.

SUSCRIBITE

Por asesoramiento personalizado o consulta de Planes Corporativos escribinos a suscripcion@puntobiz.com.ar. Whatsapp al 3415034363.

Más info

Lo que tenés que saber de Política

Las más leidas

Además

La sesión de tu cuenta se cerro por exceso de usuarios.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?