Seguínos en:
Negocios

Retirada

Las causas que derivaron en la salida de Falabella del país

La filial argentina de la tienda de origen chileno estaba en venta pero las negociaciones fracasaron.

Ante la falta de compradores, el grupo chileno Falabella anunció el cierre de las últimas 3 tiendas físicas que tenía, incluida la de Rosario. La información marca la despedida de la marca del país.

Ahora bien, más allá del comunicado en el que el holding chileno buscó explicar su decisión, la imposibilidad de encontrar un socio estratégico para pilotear el negocio a nivel fue el elemento que aceleró la retirada.

Desde el año pasado la compañía expuso las dificultades para encontrar un negocio atravesado por la crisis, las trabas a las importaciones y la reconversión del sector retail. En la Argentina, puso a la venta todas sus filiales de su marca de bandera, las tiendas Sodimac y también CMR, su tarjeta de fidelización. Falabella nunca logró atraer interesados. 

Las ofertas por Sodimac no convencieron y las negociaciones por CMR, que estaba a punto de ser comprada por el banco Supervielle, también desbarrancó por un desacuerdo en el precio.

En febrero pasado, Falabella decidió cerrar sus locales en Mendoza, Córdoba y San Juan. En simultáneo, el grupo de capitales chilenos reorienta su estrategia para abandonar el mercado local, aquejados por la falta de ventas y la crisis de la pandemia. La cadena, un emblema de las tiendas departamentales, desembarcó en el país a inicios de los 90 y llegó a tener 10 puntos de ventas con esa marca, otros 7 Sodimac y CMR, su tarjeta de fidelización.

En setiembre pasado, habían revelado su intención de vender toda la operación en la Argentina y comunicó que estaba a la búsqueda de un "socio estratégico", una tarea que encomendó al banco Columbus Merchant Banking, especializado en fusiones.

Por Sodimac había tres interesados: el fondo inversor local Inverlat –conformado por los socios Carlos Giovanelli, Damián Pozzoli y Guillermo Stanley- que es dueño de la cadena Havanna; Bercomat, de la familia Bercovich, una cadena del interior que lleva más de 60 años de trayectoria en la venta de productos para la construcción, y Cono Sur Investments, un fondo liderado por José Manuel Ortiz Masllorens, un ex miembro del Exxel Group, fundado por Juan Navarro en la década del 90.

Las gestiones por Sodimac se empantanaron cuando el grupo chileno modificó las condiciones para vender. Según fuentes del mercado, la compañía incluyó la transferencia y los remanentes de mercadería de la marca Falabella al futuro comprador. Eso produjo la deserción de Bercomat y las ofertas de los restantes competidores no convencieron.

Por CMR, su unidad de negocios de financiero que emitió alrededor de 500.000 tarjetas de crédito en alianza con Mastercard, también tenía un único interesado: el banco Supervielle, de capitales argentinos. Hace 3 semanas, la operación se cayó, por el desacuerdo en el precio de venta: Falabella pretendía US$ 40 millones por el traspaso de la base completa de clientes de CMR. 

Ahora, el grupo chileno reorientó la estrategia para abandonar el país y ahora busca revalorizar Sodimac antes de venderla. Lo que sí avanza es el plan de cerrar la totalidad de las tiendas Falabella ante la falta de interesados. 

07.04.2021 06:00 | Fuente:

Certificados SSL Argentina