Seguínos en:
Ocio

De la serie al papel

Poco ortodoxa: por qué hay que leer el libro si viste la serie

Cuando casi todo el mundo estaba sincronizado en el aislamiento preventivo por la pandemia del COVID-19, la historia de Esty en la serie "Poco ortodoxa" pareció contribuir, en cierta medida, a distender la mente de los seriéfilos. Para quienes se quedaron con ganas de más, se recomienda leer el libro, una experiencia que ofrece más descripciones y anécdotas. 

La serie de Netflix​ no puede ser más exitosa y caló hondo mucho más allá de la comunidad judía: en la pantalla vimos una chica que se escapa con lo puesto y un pasaporte. Atrás queda su vida entera, un matrimonio. Adelante, quién sabe. Ese fue el planteo de Poco ortodoxa.

Sin ser religiosos, sin vivir bajo preceptos durísimos, a muchos nos dijo algo la serie, algo sobre el valor de tomar el propio destino en las manos, por duro que sea. Algo como lo que cantaba Spinetta​: "Mañana es mejor". Pero no se sabía si iba a ser así, si mañana sería mejor.

La serie -sabemos- está basada en un libro que escribó Deborah Feldman y que tuvo mucho que ver con la partida. Unorthodox. Mi verdadera historia, salió recientemente en castellano pero fue escrito en caliente, apenas pasaban las cosas: cuando todavía vivía en la comunidad, Feldman fue contando la historia en un blog anónimo.

¿Qué tiene que ver el libro, de 2012, con la huída, dos años antes? En la realidad, Deborah se va mejor armada que la Esty de la serie. Firmar el contrato de publicación es casi lo último que hace antes de pegar el portazo. "Mis dos identidades por fin se han separado y he aniquilado a la primera; no he mostrado piedad, pero ha sido una muerte justa", escribe. "Ese libro serán sus últimas palabras". Deborah ya ha ido a la universidad, ya viste ropas no religiosas a escondidas, ya tiene un hijo. 

Será el marido, en una singular visita a un consejero matrimonial -un rabino, no un terapeuta- quien diga que es mejor divorciarse. En el párrafo siguiente ella alquila "un Kia blanco diminuto", carga sus cajas, acomoda a su bebé y sale a la autopista. Así, con las manos en el volante, se va Deborah Feldman a su vida nueva. Cambia el número de teléfono, empieza a hablarle a su hijo en inglés (no en idish).

El libro empieza con un almuerzo con la madre que es un reencuentro. En la realidad, la madre no está en Berlín sino geográficamente cerca, aunque desde que dejó, ella también, la comunidad, casi no la ha visto. Deborah lo hará mejor: no perderá a su hijo. Irá a Berlin, pero años más tarde.

El padre no es borracho pero Feldman entiende que tiene un retraso mental. Quienes hayan visto la serie y quieran más, tendrán más con Unorthodox, el libro. Más descripciones, más anécdotas, más dolor. Los detalles sexuales son mucho más escabrosos.

Pero sobre todo, entenderán el proceso por el que una nena que vive en un mundo demasiado chico empieza a vislumbrar una salida. Lo que lee a escondidas -el libro arranca con una cita de Matilda, de Roald Dahl-, las preguntas que no puede evitar hacerse, las pequeñas fisuras en lo que parece inexpugnable.

Y, sobre todo, la voz de Deborah, esa es la gloria. La niña hija de nadie, la niña que sobra, va encontrando su camino, se hace fuerte, se para en sus pies, se hace una vida. De ahí, a Netflix. Ni ella imaginó que le iría tan bien.

12.08.2020 15:17 | Fuente:

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)

Certificados SSL Argentina