Seguínos en:
Judiciales

Millonario default cerealero

Vicentin: pese al APE, acreedores cobrarán recién cuando cierre el concurso

Por más que chacareros firmen el acuerdo, para que se apruebe es clave lo que hagan los bancos, que tienen la mayoría de la deuda.

La agroexportadora Vicentin tiene dos frentes abiertos en paralelo: un concurso preventivo en la Justicia y la negociación por un Acuerdo Preventivo Extrajudicial (APE). El avance de éste último con sus acreedores comerciales entusiasmó a los acopios, productores y cooperativas que lo firmaron con la posibilidad de un pronto cobro del 50% que la aceitera prometió pagar. Pero para llevarse los billetes no sólo deberán esperar hasta que levante el concurso, sino que también el ok al APE no parece tan cerca: es que los que garantizan los mínimos exigidos del capital (67%) son los bancos y con ellos, a diferencia del los acreedores comerciales, la negociación lejos está de acomodarse, sobre todo con los internacionales.

 

Primero, por más que haya distintas categorías de acreedores en el APE (y una sea la de los comerciales por $25.000M, y cuya propuesta de pago del 50% de la deuda logró interesar a los hombres de campo), para aprobarse el entendimiento deben reunir el 67% del capital total adeudado, que es de u$s 1.500M, y por eso más importante que lo que hagan las 1.895 empresas que le entregaron granos es lo que hagan los 37 bancos a los que le deben $63.000M.

 

En caso de lograr aprobar el APE,  para homologarlo judicialmente, Vicentin debe solicitar a la Justicia el desistimiento del concurso. Y esto sólo puede ser posible con la conformidad de los acreedores que representen el 75% del capital quirografario, atento a que ya se han publicado los primeros edictos del proceso (antes de esa instancia, la renuncia a la convocatoria se podía otorgar sin ese requerimiento).

 

Para llegar al 75% será condición sine qua non el visto bueno de los dos principales acreedores internacionales de Vicentin, a los que se les deben $25,7 M (un 25,8% del total). La estadounidense International Finance Corporation y la holandesa Netherlandese Financerings tienen juntas, por así decirlo, poder de veto sobre el proceso.

 

Si Vicentin no logra las mayorías necesarias, la convocatoria seguirá su marcha y, como se sabe, los tiempos de la Justicia son mucho más lentos que los que desearían los acreedores. Ya fue planteado en este medio en una nota fechada el 7 de febrero: el concurso preventivo es un proceso rígido, donde el plazo de tiempo es largo por la verificación de créditos, que suele ser un sistema pesado con muchas impugnaciones.

 

En un escenario por demás de optimista, el proceso judicial podría cerrarse hacia julio de 2021 cuando venza el período de exclusividad, el último de los pasos formales. Teniendo en cuenta que el mismo puede extenderse hasta dos meses después por pedido de Vicentin, los primeros pagos podrían aparecer recién al final del año próximo, aunque ello podrá dilatarse aún más en función de la propuesta que haga la empresa.

 

Es por eso que el abogado asesor del Centro de Corredores de Rosario, Ricardo Moscarielo, había indicado a principios de marzo pasado (durante una reunión con los operadores) que, más allá de haber firmado el APE, a los acreedores comerciales les convenía ingresar al concurso para no quedar afuera de ese proceso judicial. “Hay una confusión en este tema. Los que firmaron APE creen que no tienen que verificar sus acreencias, pero si no verifican y no se aprueba el APE, se van a quedar afuera de la convocatoria y tratar de ingresar sin haber verificado acreencias acarréa múltiples problemas y fuertes costos porque para una verificación tardía les corren con las costas del síndico”, había explicado.

 

21.04.2020 07:00 | Fuente: Juan Chiummiento y Mariano Galíndez

Certificados SSL Argentina