Seguínos en:
Gestión

Por Daniel Colombo

Cómo combatir la falta de profesionalismo

Ser un profesional no garantiza tener profesionalismo. De hecho, todos vivimos situaciones con personas que tienen sus títulos y trayectoria, y que distan mucho de comportarse como profesionales.

En mi percepción, tener profesionalismo está directamente ligado con la ética del trabajo, es decir, el conjunto de valores, cualidades distintivas y aportes positivos de excelencia que hace una persona, aplicando sus conocimientos en pos de lograr un resultado superador.

Falta de profesionalismo

Abundan los casos donde, por más que alguien se diga llamar “profesional” quizás hace agua, y su falta de profesionalismo dista mucho de ser tolerable. Algunos ejemplos concretos: impuntualidad, incumplimiento en plazos y tareas (prometer y no cumplir), desconocimiento técnico de la tarea, falta de empatía en la relación con los demás, búsqueda de polémica y discusión permanente, chismes, faltas de ortografía; errores gramaticales groseros, no saber reportar resultados, hacer el mínimo esfuerzo, dedicarse a criticar a los demás, mezclar relaciones amorosas con el trabajo.

Las ventajas de tener profesionalismo

Una persona que es reconocida con profesionalismo en su ámbito va construyendo su prestigio y reputación positiva. Esto se logra en el tiempo, lleva años y se basa en pequeños “profesionalismos” cotidianos que, sumados, dan un resultado de excelencia y calidad reconocible. Te transformas en una persona confiable, un espejo que refleja algunos aspectos que otros quisieran emular.

Cómo afrontar la falta de profesionalismo

Algunas ideas para encarar el tema:

Fomentar la meritocracia

Se trata de diseñar la estrategia de gestión humana y del talento en las organizaciones -sin importar el tamaño- donde el que más se esfuerza en términos de calidad, cumplimiento y profesionalismo accede a mejores oportunidades. Es una política que necesita ser sostenida en los años para ver los resultados.

Dar oportunidades de capacitación

Si bien un profesional viene con una serie de conocimientos o experiencia en su materia, para combatir la falta de profesionalismo es necesario seguir capacitando permanentemente, no sólo en temas duros y técnicos, sino en habilidades blandas.

Poner plazos límite para los poco profesionales

Cuando las situaciones de falta de profesionalismo se repiten y se han convertido en un problema para la empresa, es necesario mantener evaluaciones frecuentes respecto al desempeño, dar y recibir feedback de calidad.

Establecer un código de ética en la práctica profesional en la empresa

También sugiero que cada empresa establezca claramente un código de ética profesional que contemple los aspectos básicos del nivel que se exige para el desenvolvimiento de las tareas.

Estimular el compartir conocimiento y mentoreo

Una estrategia que aplico en muchas organizaciones donde trabajo como coach empresarial y ejecutivo es la de establecer programas y políticas permanentes para socializar el conocimiento que adquieren los trabajadores.

Incorporar a los poco profesionales en proyectos que los desafíen, para medir su rendimiento y compromiso. 

Para poder evaluar el desempeño de aquellos colaboradores faltos de profesionalismo, es posible involucrarlos en proyectos especiales y dejar a cargo a ellos mismos para que lo lideren. Aquí la norma estará muy clara respecto a qué sucede si no se alcanzan los objetivos; de qué forma se van a estimular entre ellos y cómo se supervisará ese proceso.

10.10.2019 10:00 | Fuente:

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)

Certificados SSL Argentina