Seguínos en:
Agromercados

Millonario default

Centro de Corredores se desmarca de las estrategias de BLD

(por Mariano Galíndez) Mario Marincovich, el titular de la entidad del corretaje cerealista porteño, es la primera voz oficial que se pronuncia

A Mario Marincovich, el presidente del Centro de Corredores de Cereales de Buenos Aires, la implosión de BLD, top five nacional del comercio de granos, lo agarró en el exterior. El lunes, antes de tomar el avión de vuelta, empezó a gestionar contactos con periodistas para salir a sentar posición pública, siendo el primer actor de peso del sector en hacerlo. Eso sí apenas llegó, y antes de empezar su road show mediático, tomó contacto con colegas y referentes de otros sectores para ponerse al tanto. Y el mensaje principal que lleva a cada entrevista, como la que le dio anoche a punto biz, es dejar asentado que BLD no era una corredora de granos, como se instaló en la imagen pública entre chacareros, sino un corre-acopio. Y vaya que hay diferencias entre ambas figuras.

 

“Como Centro de Corredores somos promotores del libre comercio así que defendemos que cada productor comercie con sus granos como quiera y como mejor le parezca, siempre en el ámbito de la legalidad. Si quiere operar con corredor, si quiere vender directo a exportador y si prefiere hacerlo con corre-acopios nos parece perfecto. Lo que buscamos es que no emparenten a nuestro sector en los problemas que tiene una empresa de otro rubro, como es el caso de BLD, derivados de las estrategias comerciales que tienen los corre-acpio que son muy distintas a las del corredor tradicional”, resaltó.

 

En efecto, el corredor vende a la mejor condición que logra los granos a cuenta y orden del productor o acopiador a un comprador final (aceitero, exportador), cobrando una comisión por la gestión. En cambio, el corre-acopio opera de ambos lados del mostrador, comprándole granos al productor y luego vendiéndoselo a los exportadores y aceiteros. La posibilidad de sumar más volumen para la venta final, de estar del lado que mejor le conviene según el momento del mercado y la chanche de, con el grano en su poder, arbitrar posiciones con mercados de futuros de granos y financieros, le genera rentabilidad extra y por eso puede pagar al productor precios por encima del promedio del mercado, algo que seduce al chacarero como nada.

 

“El que opera con un corredor tradicional sabe que su riesgo es que no le pague Cargill, Bunge, Dreyfus, Cofco, etc. Mientras que el que opera con un corre-acopio, su riesgo es que no le pague el corre-acopio, en este caso BLD. Como es más riesgoso operar con un corre-acopio, también es mayor el beneficio. Eso está claro. Nos parece que pueden convivir todas las formas y el productor es dueño de hacer lo que quiere con su mercadería. Lo único que hay que aclarar es que si el productor o acopio trabaja con un corredor nunca le hubiera pasado lo que ocurrió por estar con BLD; o para ser más preciso tendría que haber defaulteado uno de los grandes traders”, resaltó.

 

Marincovich no sólo salió a hacer declaraciones porque quiere parar el efecto contagio que provocó la crisis de BLD en el corretaje, sino también porque hay una histórica pica de los cerealistas porteños contra el modelo que se ideó en Rosario. Es que fueron corredores rosarinos los que idearon la fórmula que en Buenos Aires no pudieron aplicar por un tema de mayor costo impositivo en esa provincia que en Santa Fe para los acopios. Fue así que corre-acopios santafesinos de todos los tamaños empezaron a quedarse clientes de corredores tradicionales. 

 

Marincovich seguirá hoy con sus gestiones con el titular de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, José Martins. 

 

02.10.2019 07:00 | Fuente: Mariano Galíndez (punto biz)

Certificados SSL Argentina