Seguínos en:
Política

Al mejor postor

Bonacci, el rosarino que se hizo famoso por el negocio de los sellos electorales

Hizo carrera carapintada y coquetea con filonazis, pero le alquila el partido al que venga: Boasso, Granata o Espert.   

El rosarino José Bonacci es un experto en elecciones. Fue concejal por el peronismo en Rosario en 2001, tras presentar 15 listas distintas que lo llevaron como candidato. En 2011 fue primer candidato a senador provincial de la mano del kirchnerista Agustín Rossi, para luego ser candidato a presidente de la Nación de la mano del carapintada Aldo Rico. 

En el tiempo más reciente se convirtió en un broker muy pragmático de listas electorales. No le hace asco a ideología alguna, aunque profesa ideas nacionalistas y coquetea con extremistas como Alejandro Biondini, quien no duda en reivindicar la figura de Adolf Hitler. 

Le alquiló su sello Unite a Jorge Boasso cuando el macrismo se lo sacó de encima en las parlamentarias de 2017, y más recientemente a la pro vida Amalia Granata, quien terminó dando el batacazo con casi 300 mil votos que la catapultaron a la Legislatura santafesina. 

Cuando se sacaba fotos con Biondini de cara a las próximas elecciones nacionales surgió la necesidad de conseguir un sello por parte del defenestrado José Luis Espert y allí estuvo Bonacci dispuesto a colocar el suyo. No importó que a principios de año Unite -preparando el terreno para Granata- haya puesto como pre requisito para sus candidatos que se pronuncien en contra del aborto. Aunque a Espert no dá la talla, nada impidió que se llegara a un acuerdo. Por cierto, al dirigente ultraliberal tampoco le provocaron escozor las conexiones filonazis de Bonacci. 

A nivel nacional corren los aportes para imprimir votos, y medios porteños dan cuenta de un negocio de al menos $16 M. Más allá de algún valor llave, el dueño del partido se queda con los aportes oficiales que financian la política. La multiplicación de listas es también una forma para optimizar los aportes del Estado.   
 

Dueño de radios en Rosario, Bonacci es una figura digna de analizar. Se autodefine como "nacionalista" con base en el peronismo y luego en el Modín, el partido fundado por Aldo Rico de corte derechista que presidía en Santa Fe. En la portada de su cuenta de Twitter tiene una foto con los rostros de Juan Manuel de Rosas, Perón y San Martín, y también dice empatizar con Julio Roca.  
 

Ahora con la candidatura de Espert está ante la oportunidad más suculenta porque el economista sacaría entre 4 y 6% en las próximas Paso. Con este caso tomó repercusión nacional. Auxilió al candidato que más electorado comparte con el gobierno de Mauricio Macri y que sufrió una jugada oficialista que le hizo perder el espacio por donde iba a competir. 
 

“No soy un buen político, soy un buen burócrata”, dijo en una de sus tantas declaraciones que buscan el título. “Yo soy alguien que está fuera del esquema de los sistemas partidarios: soy un outsider que trata de colaborar para hacer entrar en crisis el sistema dentro del sistema. Es necesario la apertura partidaria y entrar en crisis este status quo que no nos sirve para nada. Puede sonar raro pero es legal”, justifica. 

 

02.07.2019 10:49 | Fuente: punto biz

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)