Negocios

Receta japonesa

Pusieron toda la carne al asador y cocinaron negocio pensando en pandemia

Por Redacción

Tuvieron buena recepción en el mercado local con un original producto y apuestan a colocarlo en el sector inmobiliario. 

La pandemia modificó hábitos y rutinas. De repente, el quincho dejó de ser el punto de encuentro y el balcón sacó ventaja puertas adentro. Eso llevó a Sebastián Abramovich (46), publicista de profesión, a pensar en una forma creativa de hacer de ese diminuto espacio un lugar común y familiar. Conocía el kamado y supo que el producto podía funcionar en Rosario por su tamaño y porque cuesta cinco veces menos que una parrilla. 

“El kamado es un horno de barro que sirve para cocinar de tres formas distintas: parrilla convencional, a temperaturas constantes de 70 grados y con poco carbón, y se puede ahumar”, explicó Abramovich a Punto Biz. Su origen es japonés, pero los estadounidenses lo industrializaron. Y aunque en Argentina el mercado todavía no tracciona como en otras latitudes, tuvo buena recepción. “Por ahora sólo tenemos la representación en Santa Fe”, dijo, aunque no descarta cruzar los límites. 

Para embarcarse en este proyecto se asoció con dos compañeros, Nicolás Casiello (comerciante) y Luciano Crotti (comercio exterior). El canal de venta son las redes –espacio en el que convergen las dos pasiones de Sebastián– y también el boca a boca. No fabrican, pero sí es otro argentino el que está detrás del orquestado de esta parilla milenaria: Martín Béraud. “Vendemos los kamados que él hace”, contó. 

El impulso del emprendimiento responde a las inversiones dentro del hogar, y ahora apuestan a colocarlo en el sector inmobiliario porque el “mercado es el balcón”. Entre las potencialidades del kamado se destacan su movilidad, que no tiene riesgo de incendio, el tamaño y el precio. Comercializan dos modelos que cuestan entre u$s1.300 y u$s1.800 más IVA y tienen un promedio de venta de un horno por día. La pata gastronómica local también fue un impulso porque varios restaurantes se animaron a probar y eso llamó la atención de la gente. 

“Muchos postergaron viajes o directamente los cancelaron, otros optaron por moverse en transporte público y resignaron el auto. Y como una buena mayoría sigue haciendo home office, pusieron las comodidades en la casa. El kamado es un ejemplo”, explicó el publicista. Consume entre medio y un kilo de carbón y puede durar hasta 12 horas.

“Un dato no menor es que las mujeres empezaron a meterse mucho con el tema del kamado y ahora es un objeto más de la cocina diaria”, sumó, como otra de las posibilidades para experimentar en casa. 

CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES.

Si querés ser protagonista de los Negocios necesitás información.
Si estás acá es porque necesitás esta información.

SUSCRIBITE

Por asesoramiento personalizado o consulta de Planes Corporativos escribinos a suscripcion@puntobiz.com.ar o llamanos al 341-4475591. Whatsapp al 3415034363.

Más info

Lo que tenés que saber de Negocios

Las más leidas

Además

La sesión de tu cuenta se cerro por exceso de usuarios.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?