• Dólar Banco Nación $892.50
  • Contado con liqui $1055.46
  • Dólar MEP $1014.25
  • Dólar Turista $1428.00
  • Dólar Libre $1035.00
  • Dólar Banco Nación $892.50
  • Contado con liqui $1055.46
  • Dólar MEP $1014.25
  • Dólar Turista $1428.00
  • Dólar Libre $1035.00

Negocios

Panza llena

Cinco comedores escondidos para comer bien sin castigar la billetera

Mirador del Consejo
Marianela Bocanegra

No tienen local a la calle ni están de moda, pero se hicieron fama por la buena comida y una relación justa entre precio y calidad. Un mapa de joyitas gastronómicas rosarinas  por fuera del radar. 

 

Si los conocés es porque te los recomendaron. Los cinco restaurantes seleccionados por Punto biz no están ocultos porque quieran hacer del secreto un atractivo (como sucede con los speakeasy, un formato cosmopolita de bares exclusivos a los que se ingresa con contraseña). En este caso, hablamos de comedores que no tienen carteles luminosos, locales a la calle ni agencia de marketing. Funcionan escondidos adentro de clubes y colegios de profesionales y, no serán los más instagrameables, pero les sobran seguidores analógicos por las razones más simples: se come muy bien, y a precio razonable.


Restaurante del Colegio de Escribanos (Córdoba 1852)
Se accede por una puerta tamaño hobbit, ubicada a un costado del ingreso principal de la sede del colegio. Primero hay que pasar por una recepción, bajar un escalón, recorrer un pasillo de oficinas, más escalones, y detrás de otra puerta aparece el subsuelo con mesas redondas de riguroso mantel, sillas antiguas de estilo, jarrones con flores (todo muy formal) y una exhibición de fiambres, ensaladas y entradas que nos recuerda que alguna vez fueron furor los tenedores libres.
Se puede comer a la carta u optar por el menú, que incluye mesa fría libre (la mejor parte de la experiencia), un plato principal que se elige entre 4 o 5 opciones, y un postre, también a elección. La recomendación de Punto biz es el cerdo agridulce, pero para los más clásicos hay pastas caseras bien calificadas y para los más audaces, merluza al roquefort.
Consejo, no vayas sin reserva. El colegio de escribanos tiene un populoso club de habitués y hay quienes dicen que a veces ni atienden el teléfono para agendar cita. Así y todo, los clientes no se rinden y pasan por el local para guardar su lugar en persona. Otro dato es que tienen un código de vestimenta bastante estricto, las bermudas no pasan el filtro de admisión.

Mesa fría del Restaurante Colegio de Escribanos


Cantina del CAF (Chassaing 1650)
En el Club Atlético Fisherton se come rico, y los vecinos lo saben desde hace más de 20 años. Y a pesar de que la concesionaria histórica, Juana Ferroni (hermana del célebre oftalmólogo), colgó el delantal en la pandemia y los socios todavía la lloran, hoy le hace honor al legado Enrique Rucq, que viene del palo de los buffets de colegios privados.
A la carta tradicional con la que se había hecho fama el CAF, Rucq le agregó variantes propias, como la boga a la parrilla, su lomo al strogonoff, y algunas minutas de alta rotación, como la pizzanesa. Preocupado por la preservación del “patrimonio gastronómico”, sigue preparando dos platos que son furor en la comunidad del CAF y llevan el nombre de los socios que los crearon: la Domené (suprema gratinada con crema de puerros y papas españolas) y la Marinelli (suprema gratinada con crema al verdeo). Para los más nostálgicos está el tallarín Doña María (tallarines con tuco, jamón picado y arriba un huevo frito), una receta que el socio de Rucq rescató del restaurante Doña María, que sus padres regenteaban sobre calle Santa Fe.
En verano, mientras cenás podés ser espectador de algún partido de tenis porque las canchas del club están en frente.

Marinelli, plato de la Cantina del CAF

 

Gran Comedor Club Social (Maipú 3051)
La comida, la familia y la amistad son un maridaje seguro en el Club Social Zona Sud, un bastión de amigos y jugadores de casín, disciplina en extinción que se juega en mesas de billar. De vez en cuando hay torneos in situ, pero, aunque no haya competencia, siempre hay un habilidoso en alguna de las diez mesas de paño verde que suma un atractivo adicional a la comida del comedor.
Anoten los recomendados: empanadas caseras, entrecot y pizzanesas (son XXL), pero la carta es amplia. En general, los platos son para compartir, o para volver con vianda. También   
hay carta de vinos y de whiskies, gama media. “Qué te puedo decir, quedé sin palabras. Muy buena la comida, es un club pero parece que estás en el mejor restaurant”, dice una de las calificaciones de Google (el puntaje del comedor es casi perfecto, 4.5).
Una de las ventajas de estar en un barrio es que siempre hay lugar para estacionar afuera, pero si preferís dejarlo adentro del club, se puede, por una tarifa módica.
.
  

Pizzanesa del Gran Comedor Club Social


Comedor Club El Luchador (9 de Julio 4450)
Al tenedor libre de Echesortu hay que ir de zapatillas y con mucha hambre. El clásico es la parrilla, pero también hay opción de pastas sin límite y la mesa fría tiene reminiscencia navideña (incluye lengua a la vinagreta, vitel toné y arrollado, entre otros clásicos de diciembre). Las guarniciones también son libres, así que difícil no desabrocharse el pantalón.
No hay comensal que no destaque los precios populares y el ambiente familiar. Advertencia: se canta el feliz cumpleaños varias veces por hora.

Parrilla libre en el Club El Luchador

 

Mirador del Consejo (Maipú 1344)
En Rosario no abundan los restaurantes con vista al centro de la ciudad y el comedor del Consejo Profesional de Ciencias Económicas tiene ese plus. Pero atenti, no todas las mesas tienen panorámica, así que para asegurarse la postal hay que evitar los horarios pico.
Tiene una carta tradicional, y si bien los platos no tienen la exuberancia de un bodegón, la cocina es buena. Una opción para conocerlo es aprovechar el menú ejecutivo de los almuerzos en días de semana. Los fines de semana organizan cenas show, y es número puesto para festejos. Un dato útil: tiene cochera propia.

Menú Ejecutivo Mirador del Consejo

CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES.

Si querés ser protagonista de los Negocios necesitás información.
Si estás acá es porque necesitás esta información.

SUSCRIBITE

Por asesoramiento personalizado o consulta de Planes Corporativos escribinos a suscripcion@puntobiz.com.ar. Whatsapp al 3415034363.

Más info

Lo que tenés que saber de Negocios

Las más leidas

Además

La sesión de tu cuenta se cerro por exceso de usuarios.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?