Lo nuevo

Agostina Gentile (25). Promedio 9,87 (IUIR)

Constancia y dedicación para afrontar una carrera brava

Un gran esfuerzo le permitió completar al día la carrera de Medicina con el promedio más alto de entre todas las universidades de la provincia de Santa Fe.

Además de ser una de las carreras universitarias más concurridas, la de Medicina es, en relación al resto, una de las más largas, y el título suele llegar tras casi una década de estudio ininterrumpido. Para Agostina Gentile, sin embargo, esa regla general no pesó en absoluto, y con mucho esfuerzo y dedicación consiguió finalizar sus estudios con tan sólo 25 años. Y como si fuera poco, lo hizo con el mejor promedio de entre todas las universidades de la provincia de Santa Fe: 9,87.

Oriunda de Lanús, provincia de Buenos Aires, Agostina vino a vivir a Rosario en su adolescencia por cuestiones familiares y desde entonces se sintió atraída por la gran oferta en educación universitaria que ofrece la ciudad. Una vez terminado el secundario, la voluntad de formarse en una carrera desde la cual sintiera que hiciera un aporte concreto a la sociedad la llevó a inscribirse en la carrera de Medicina que dicta el Instituto Universitario Italiano de Rosario, 

“Creo que la importancia de cursar una carrera va más allá de obtener el título profesional. Obviamente ese es el objetivo principal, pero en lo personal veo mis años en la facultad como un período de tiempo en el que la persona que inició ese recorrido y la que egresó no es la misma. Es lindo darse cuenta todo lo que uno crece como persona, madurando emocionalmente y atravesando obstáculos”, evaluó Agostina en relación a su sobresaliente recorrido académico. “Lo verdaderamente importante es siempre disfrutar del recorrido y ejercer nuestra profesión con motivación y conciencia”, agregó.

En su caso particular, los escollos más grandes de la carrera los encontró con las materias de Fisiología y Química, dos de las más largas de todo el plan de estudios, pero en lugar de ofuscarse comprendió rápidamente que la solución pasaba por dedicarles más tiempo de lo normal. “Ése tiene que ser el concepto cuando uno crea que no puede superar algo: ser perseverante y dedicado”, sintetizó la joven médica como fórmula del éxito.

“No tenía una rutina de estudio propiamente dicha. Mi manera de estudiar variaba según la materia. En líneas generales, me gustaba dar una primera leída a todo el material, luego hacer mis propios resúmenes y por último, volver a leer todo y hacer un repaso si tenía tiempo. Siempre me apoyé mucho en hacer esquemas de flechas y dibujos, sobre todo para materias visuales como Anatomía e Histología”, comentó Agostina respecto a las técnicas de estudio que le permitieron obtener sus excelentes calificaciones.

“Me costaba concentrarme estando en grandes grupos por eso siempre me gustó estudiar sola.  Igualmente, los repasos finales siempre los hacía con alguna amiga días antes de rendir”, continuó Agostina. “Mis horas de estudio variaban según el día y dependían mucho de la hora a la que terminaba de cursar. Nunca me establecí a mí misma estudiar por determinada cantidad de horas, sino que mi rutina se valía de hacer una lista de temas. Había días que estudiaba sólo dos horas y otros que estudiaba ocho. Por lo general, los sábados y domingos los aprovechaba para ponerme al día con los temas que veíamos en la semana”, agregó.

Agostina, actualmente se encuentra cursando para el ingreso a las residencias médicas, y agregó: “Creo que en primera instancia ése es el desafío, afrontar la vida profesional ya no como estudiantes sino como médicos”.

 

CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES.

Si querés ser protagonista de los Negocios necesitás información.
Si estás acá es porque necesitás esta información.

SUSCRIBITE

Por asesoramiento personalizado o consulta de Planes Corporativos escribinos a suscripcion@puntobiz.com.ar o llamanos al 341-4475591. Whatsapp al 3415034363.

Más info

Lo que tenés que saber de Lo nuevo

Las más leidas

Además

La sesión de tu cuenta se cerro por exceso de usuarios.