Seguínos en:
Finanzas

Crédito bancario

Histórica marca con tiendas en Rosario consiguió $253 M para refinanciar deuda

La empresa informó a la CNV que suscribió un préstamo con un grupo de bancos

La cadena de zapaterías Grimoldi consiguió financiación de bancos locales para capear la crisis financiera que la llevó a pedir, meses atrás, la apertura de un Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC). De esta manera la empresa de capitales nacionales consiguió un poco de aire para refinanciar pasivos, inyectar capital de trabajo y sanear su situación económica con la vista puesta en el mediano plazo, según publicó este jueves ambito.com.

Según informó Grimoldi a la Comisión Nacional de Valores (CNV), suscribió un préstamo por hasta $235 millones que serán “desembolsados y/o refinanciados a favor de la sociedad” por los bancos Galicia, Comafi, Santander Río, Macro y Francés. Básicamente la empresa se sentó con sus principales acreedores y logró refinanciar parte de su cuantiosa deuda que, según el último informe del BCRA, alcanza a poco más de $821 millones.

Lo cierto es que Grimoldi necesitaba imperiosamente conseguir esta refinanciación y aporte de capital, y por eso puso como garantía ante los bancos acreedores la cesión fiduciaria de flujos futuros por ventas con tarjeta de crédito, una hipoteca de su planta de producción ubicada en la localidad de Pilar, provincia de Buenos Aires y una serie de pagarés.

A cambio consiguió, además del crédito por hasta $235 millones, un plazo de pago de 48 meses desde la fecha de desembolso y/o refinanciación, que el capital sea cancelado en 13 cuotas trimestrales consecutivas y con el vencimiento de la primera es a los 12 meses del cierre. En definitiva, tiempo clave para acomodar sus cuentas, liquidar stocks y aspirar a que las ventas vuelvan a recuperarse.

Actualmente la empresa tiene varios frentes abiertos que complicaron su entorno de negocios. En primer lugar, la caída de las ventas parece no encontrar su piso mes a mes y las principales empresas del rubro textil y de calzado están liquidando stocks y achicando estructuras. Y ante esta realidad, Grimoldi no es la excepción. Por otro lado, la compañía tiene alrededor del 70% de sus deudas tomadas en dólares y la fuerte devaluación de la moneda de los últimos meses complica sus posibilidades de cancelación porque además factura en pesos en un mercado con ventas deprimidas.

Quizás como muestra sirve su último balance anual, cerrado en diciembre del año pasado, donde informó que con ventas de poco más de $5.500 millones, tenía que afrontar un resultado negativo de $290 millones.

El panorama se vuelve aún más complejo para Grimoldi porque, según se desprende de sus balances, el 80% de sus ventas del 2018 fueron de productos importados. Así, la devaluación afecta directamente en su rentabilidad porque no sólo es un gran importador sino que además paga licencias por productos extranjeros. Ahora, la empresa, dentro de su plan de negocios para salir a flote, buscaría cambiar esta ecuación y darle más protagonismo a lo producido en su planta de la localidad bonaerense de Pilar.

Lo que se viene de ahora en más para Grimoldi también incluiría, dentro de su PPC, es el cierre de más locales comerciales, la profundización de su liquidación de stocks y un agresivo plan para achicar costos. Por lo pronto, a partir de ahora obtuvo algo clave: dinero y más tiempo para encarar este proceso de reconversión.

19.09.2019 12:54 | Fuente:

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)