Seguínos en:
Punto Biz

Por Daniel Colombo

Motivación laboral: del dicho al hecho, a través de la teoría

Algunos de los principales postulados teóricos de la motivación laboral, que más influencia tienen en la mejora de resultados.

Más del 65% de las organizaciones y empresas de todo tipo en Iberoamérica reconocen que les gustaría contar con equipos más y mejor motivados. Sin embargo, como depende de una fuerte actitud interna (involucramiento, cooperación, condiciones, entornos) y también acciones externas (espacios, condiciones laborales, tipo de proyectos, definición de roles, entre otras), a veces cuesta conseguirlo.

 

Estos son algunos de los principales postulados teóricos de la motivación laboral, que más influencia tienen en la mejora de resultados:

 

  • La teoría de Maslow

Abraham Maslow fue un famoso psicólogo estadounidense y humanista, que postula que las personas necesitan cubrir ciertas necesidades para sentirse motivadas:

- Necesidades fisiológicas: respirar, comer, dormir, beber, procrear.

- Necesidades de seguridad: empleo, seguridad física, familiar, moral, de salud.

- Necesidades de afiliación: amistad, afecto, amor, intimidad sexual.

- Necesidades de reconocimiento: éxito, logro, respeto, confianza.

- Necesidades de autorrealización: moralidad, creatividad, falta de prejuicios.

 

  • El factor dual de Herzberg

Frederick Herzberg (1923-2000) fue un psicólogo americano con elevada reputación en el ámbito de la gestión y administración empresarial. Afirma que hay dos aspectos:

- Factores higiénicos. Son externos a la tarea que se realiza: relaciones personales, condiciones de trabajo, políticas de la organización, etc.

- Factores motivadores. En este grupo se encuentran los que tienen relación directa con el trabajo en sí: reconocimiento, estímulos positivos, logros, remuneración, incentivos, etc.

 

  • McClelland y su teoría de la necesidad

También norteamericano, el psicólogo David McClelland se centra en tres tipos de motivación, que, según él, se basan en impulsos. Estos impulsos se basan en la necesidad de los seres humanos, que, en síntesis, buscan satisfacer tres cosas:

- Logro: destacarse y obtener éxito. Para esto, hay que establecer objetivos importantes que apunten a la excelencia, con pilares en el trabajo de calidad y la responsabilidad para llevarlo a cabo.

- Poder: todas las personas quieren conseguir reconocimiento y generar influencia en los demás. Esto determina una necesidad de prestigio y de estatus.

- Afiliación: es la búsqueda humana de mantener relaciones satisfactorias, cercanas, y de pertenencia a un grupo. Se traduce en popularidad, empatía en los vínculos y servicio, entendido aquí como sentir que se es útil a los demás.

 

  • Teoría de las expectativas

En este caso, se basa en estimular a cada talento humano de la organización, para relevar, determinar y hasta consensuar con ella cuál es su expectativa laboral, y la forma en que está dispuesta a trabajar para alcanzarla.

Desde la perspectiva motivacional contemporánea, donde el rol del líder cumple un papel estratégico, es esta teoría, junto con la pirámide de Maslow, de las más aplicadas, ya que produce resultados más tangibles si son convenientemente facilitadas y si se crean las condiciones para que cada individuo encuentre su propósito durante el tiempo que pase en el trabajo.

12.07.2018 10:46 | Fuente:

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)