Negocios

Fuente: Punto Biz

Messi la hizo

La jugada que intenta hacer Di María en Rosario y no le sale

Redacción

Ambos jugadores comparten además del fútbol un mismo rubro de inversiones, con distinta suerte.

Mientras a nivel futbolístico la actualidad de Ángel Di Maria es coyunturalmente más exitosa que la de Lionel Messi, en materia de negocios y habilitaciones la situación es a la inversa. Es que al tiempo que el último proyecto de la familia de Lio logró aval del Concejo para avanzar en su construcción, el de Fideo sigue sin lograr su aprobación.

 

El nombre de ambos jugadores resonó en la agenda de negocios en 2019 y 2020, cuando llegaron al Palacio Vasallo expedientes vinculados con inversiones inmobiliarias de sus familias. En el caso del astro del Barcelona, se relacionaba con un edificio a levantarse sobre una vieja casona patrimonial. En el del ex Central, en tanto, con un pedido para reactivar un permiso de construcción que había sido aprobado en 2012 pero que, por el paso del tiempo, terminó quedando caduco.

 

El  proyecto en el que participa la familia Messi obtuvo el ok del Concejo de Rosario aprobó. Se trata de un emprendimiento ubicado en Tucuman al 2.000, donde sobre una viejo inmueble se levantará un edificio. Si bien el certificado urbanístico inicial sólo permitía una altura máxima de 13 metros, luego de un trabajo conjunto con el municipio se llegó a un plan para subir hasta 42 metros.

 

La casona servirá de apoyo al uso principal del edificio, que será una torre de 15 pisos de oficinas, con superficies que van desde los 154 a los 541 m2. En tanto, se proyectan tres plantas de cocheras en planta baja y dos subsuelos para vehículos. El proyecto corre por cuenta de la firma Emprendimientos Urbanos SA, que es propietario fiduciario del inmueble junto a Jorge Messi, el padre el crack del Barcelona. Sin hacer mucho ruido, los concejales rosarinos dieron el ok el año pasado sobre el cierre del filo de las sesiones. 

 

Por su parte, el nombre de Di Maria había irrumpido con fuerza en la segunda mitad de 2019, cuando la comisión de Planeamiento aprobó una excepción para un desarrollo en el que el jugador y su padre son los principales inversores. El problema fue que el proyecto no reunió suficiente consenso entre el resto de los concejales y quedó estancado. 

 

¿Cuál era el nudo de la cuestión? El proyecto -un edificio de 11 pisos sobre Rondeau al 1.700- tenía un permiso de edificación fechado en 2012, que por el paso del tiempo quedó caduco (en el medio impactaron las modificaciones al Código Urbano).

 

El expediente, donde se pedía que se exceptúe de dejar los metros obligatorios de deslinde, está todavía en comisión de Gobierno, donde quedó empantanado desde entonces. 

 

La estrategia de los inversores, charlada con los concejales, fue ingresar un nuevo pedido, en este caso solicitando no ya reactivar el viejo permiso sino pedir una excepción de altura y deslinde, un tipo de trámite que habitualmente tratan los concejales. El caso es que para que esto suceda requieren que el Ejecutivo envíe un informe en el que exprese cuál era la altura proyectada para Rondeau, lo que aún no sucedió.

 

CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES.

Si querés ser protagonista de los Negocios necesitás información.
Si estás acá es porque necesitás esta información.

SUSCRIBITE

Por asesoramiento personalizado o consulta de Planes Corporativos escribinos a suscripcion@puntobiz.com.ar o llamanos al 341-4475591. Whatsapp al 3415034363.

Lo que tenés que saber de Negocios

Las más leidas

Además

La sesión de tu cuenta se cerro por exceso de usuarios.