Cómo elegir el motor del auto según su uso | Punto Biz
  • Dólar Banco Nación $195
  • Dólar Turista $390.74
  • Dólar Libre $379
  • Dólar MEP $357.11
  • Contado con liqui $364.14
  • Riesgo País 1845
  • Dólar Banco Nación $195
  • Dólar Turista $390.74
  • Dólar Libre $379
  • Dólar MEP $357.11
  • Contado con liqui $364.14
  • Riesgo País 1845

Lo nuevo

Guía útil

Cómo elegir el motor del auto según su uso

Cómo elegir el motor del auto según su uso

Por Redacción

Frente a un abanico de posibilidades más amplio que en décadas anteriores, hoy el mercado brinda amplias posibilidades dependiendo de las necesidades de los usuarios.

En el pasado, era todo más sencillo: en política, había Oriente y Occidente; en la televisión, uno o dos canales; y bajo el capó del coche había nafta o diésel. Hoy en día, todo es mucho más diverso, incluso en lo que respecta al motor. Y ya no es solo cuestión de gasolina o gasoil. Ambos motores de combustión interna se ofrecen también como híbridos suaves, completos o enchufables. Y la selección de eléctricos puros crece sin cesar.

Sin embargo, esto no es motivo de preocupación, según advierten expertos en el tema, que explican con pasos simples cómo llegar al impulsor indicado para cada necesidad. De hecho, hacen referencia a una vieja regla: “Si se conducen distancias cortas, es mejor un motor a nafta, y en el caso de distancias largas, es mejor un diésel”.

Solo como una referencia, sitúan la línea divisoria entre los conductores frecuentes y los no frecuentes en torno a los 25.000 kilómetros anuales. “El motor de gasolina se calienta más rápidamente y, por tanto, es el motor ideal para alcanza la temperatura de funcionamiento después de algunos kilómetros”, indican.

Sin embargo, el motor diésel, con sus bajas revoluciones, funciona con más suavidad y su mayor par motor le da más potencia en los adelantamientos. Además, el motor diésel tiene una mayor vida útil, en relación a los altos kilometrajes que alcanzan muchos motores de este tipo.

Pero la elección va mucho más allá del tipo de combustible. Por ejemplo, en el caso de la gasolina, un segundo vehículo, que se utiliza principalmente en la ciudad y recorre quizá 5.000 u 8.000 kilómetros al año, estaría mejor equipado con un motor pequeño. debería montar un motor algo mejor. Especialmente en los viajes largos por autopista con varias personas y equipaje a bordo, esto aporta comodidad.

Una vez que se ha elegido entre gasolina y diésel, a menudo se puede decidir también el grado de hibridación, pudiendo elegir entre tres niveles. El llamado híbrido suave puede ser ignorado, ya que no es mucho más que un potente motor eléctrico para el motor de arranque, que ayuda a encender el coche y recupera algo de energía al frenar.

Se trata de una especie de extra gratuito que muchos fabricantes montan de serie para reducir las emisiones de CO2 y evitar las multas, y que más interesante es el llamado híbrido completo, que Toyota ha hecho famoso con el Prius.

Híbrido enchufable

Las opiniones sobre el híbrido enchufable son muy diversas. En este caso, al motor de combustión se une un motor eléctrico que también puede cargarse mediante un enchufe y permite conducir de forma puramente eléctrica durante más tiempo. Los híbridos son los vehículos de transición ideales, ya que los modelos de algunas marcas pueden recorrer hasta 100 kilómetros solo con energía eléctrica.

Esto significa que incluso las personas que no tienen garantizado el acceso a una estación de carga en casa o en la oficina tienen la opción de conducir eléctricamente. Y es una buena opción intermedia antes de pasar al coche eléctrico puro.

Por el contrario, algunos expertos dicen que la tecnología híbrida está al borde de la extinción y desaparecerá una vez que las subvenciones expiren y los clientes tengan que asumir todos los costos. El vendedor de coches Ignaz tiene una visión diferenciada al respecto, y opina que, para quienes puedan cargar en casa con energía solar o de forma gratuita en el trabajo, el híbrido enchufable merecerá la pena incluso sin subvención, dados los altos precios del combustión sin enchufe o, si las circunstancias lo permiten, un eléctrico”.

Pero, ¿cuándo lo permiten las circunstancias? Según este criterio, la decisión ya será más individual. La elección a favor del coche eléctrico se dará con menos frecuencia en el campo que en la ciudad. Y cuanto mayor sea el kilometraje, más difícil será el cambio a un coche eléctrico.

Si no se busca un segundo vehículo para los viajes cortos de todos los días, sino que hay que cubrir todas las necesidades con un solo coche, probablemente se debería esperar un poco más antes de hacer el cambio.

CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES.

Si querés ser protagonista de los Negocios necesitás información.
Si estás acá es porque necesitás esta información.

SUSCRIBITE

Por asesoramiento personalizado o consulta de Planes Corporativos escribinos a suscripcion@puntobiz.com.ar o llamanos al 341-4475591. Whatsapp al 3415034363.

Más info

Lo que tenés que saber de Lo nuevo

Las más leidas

Además

La sesión de tu cuenta se cerro por exceso de usuarios.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?