• Dólar Banco Nación $885.50
  • Contado con liqui $1047.54
  • Dólar MEP $1005.46
  • Dólar Turista $1416.80
  • Dólar Libre $1005.00
  • Dólar Banco Nación $885.50
  • Contado con liqui $1047.54
  • Dólar MEP $1005.46
  • Dólar Turista $1416.80
  • Dólar Libre $1005.00

Economía

La Provincia, ante el ajuste

“Sin Ganancias, Santa Fe pierde la plata para pagar dos meses de sueldos"

Gabriel González

El ministro Pablo Olivares habló sobre las paritarias para el sector público, la obra pública del 2024 y como seguirá el contrapunto con el gobierno nacional por los recursos. 

Al ministro de Economía de Santa Fe, Pablo Olivares, le toca maniobrar con las cuentas públicas de la Provincia en un año más que complejo, por lo inestable de las variables económicas y la falta de un acuerdo fiscal en torno al cual se pongan de acuerdo la Nación y los gobernadores. Cuestiona que el gobierno nacional quiere “desvestir a un santo para vestir a otro” cuando amenaza con congelar todas las transferencias, pero confía en que se llegará a un pacto fiscal, porque el oficialismo a nivel nacional “no está en condiciones de prescindir del apoyo de los gobernadores. 

En diálogo con Punto biz, Olivares apunta que “por los cambios en el impuesto a las ganancias Santa Fe perdió $140.000 M, “que equivale a la masa salarial de dos meses”. Esa cifra deshizo la recomposición de ingresos fijado por ley tributaria que le había permitido sumar unos u$s 95.000 M al erario público, a partir de mayores alícuotas para entidades financieras y de servicios. Con los números justos, el jefe de Hacienda apuesta a dejar atrás la referencia de los precios para los incrementos salariales a discutir en paritarias del sector público, promete reactivar la obra pública con recursos propios, y espera un segundo semestre con más optimismo que el primero, una vez que se puedan reordenar las variables económicas. 

-¿Qué política salarial prevén para 2024? 

-La línea central es actualizar salarios en compatibilidad con los recursos. Si la provincia tiene mayores recursos, es justo que parte de ellos estén destinados a actualizar los salarios de los trabajadores. A diferencia del gobierno nacional, este no es un gobierno que centre su bandera en congelar salarios, pero si ajustándo para que sean compatibles con los mayores recursos que vaya teniendo. Del 36,4% de diferencia remanente de 2023, en enero se está pagando un 14%, que es lo que incrementaron los recursos en diciembre, y los siguientes meses se va a terminar de cumplimentar ese 36,4%. Quizás en febrero o a lo sumo en marzo. 

-¿Y de ahora en más cómo sigue? 

- Somos respetuosos de las paritarias, que son ámbitos de discusión para las dos partes en términos de igualdad. Lo que sí sabemos es que las posibilidades de otorgar aumentos están más vinculadas con los recursos, y la fórmula de ir ajustando según inflación es una complicación si los recursos no acompañan. La idea es actualizar salarios, posiblemente con alguna revisión posterior para tratar de recomponer el poder adquisitivo, pero habrá que apostar a la creatividad en un momento muy complicado de la macroeconomía para esto.

-¿La revisión sería un índice que incluye un componente de inflación? 

-No lo sabemos aún, si a lo mejor establecer fórmulas o establecer períodos más breves, pero ello dependerá de la dinámica de las partes. Es difícil establecer una fórmula que contemple posibilidades de pago y evolución de los precios, quizás achicando el horizonte de la negociación y haciendo más negociaciones dentro del año puede ser una salida, pero bueno, esto recién comienza, estamos en el primer día de febrero, vamos a tratar de que esto madure en las próximas semanas. 

-¿Se podrá acordar rápido? Digo porque las clases están a la vuelta de la esquina. 

-El gobernador convocó a paritarias para la primera semana de enero, es inédito que para esta fecha ya están las instancias convocadas. Esperamos llegar a un acuerdo para la fecha en la que está prevista el inicio de las clases.

¿Observan comprensión del lado de los sindicatos respecto de que la cláusula gatillo asociada a inflación ya no va más? 

- No sé si es comprensión, entendemos que estamos comprometidos con el mismo proceso, es decir, actualizar los salarios de los trabajadores y hacerlo viable en términos de las finanzas, el compromiso recíproco pasa por allí. No digo si es comprensión o no lo es, lo que sí existe es un compromiso con un proceso en común. Tanto Gobierno como gremio nos vemos comprometidos en dar una solución durante febrero a esta cuestión.

-Hablemos de las deudas de obra pública y con proveedores en general, ¿cuál es el cuadro de situación?

-Hemos tratado desde la asunción de ir achicando semana a semana los saldos, afortunadamente tenemos hoy normalizado el plazo de pago de contratistas, lo estamos tratando de lograr con proveedores del Estado de otros ramos y con municipios y comunas intentaremos que en los próximos meses esa situación también se dé con los municipios y comunas que han tenido muchos programas durante mucho tiempo. Sacamos trabajos del Plan Incluir que estaban aprobados desde 2021 y no habían sido transferidos. Para dar una idea, la dirección de Vialidad debía convenios con municipios y comunas, con todos e independientemente del signo político, tenía deudas desde octubre del 2022. Ya nos hemos puesto a prácticamente septiembre de 2023 y la próxima etapa es tratar de ponernos al día. Igual con el convenio de salud con Rosario. 

-¿Habrá obra pública este año en Santa Fe? 

-La obra pública depende de dos razones, por un lado las condiciones presupuestarias, por otro las condiciones macroeconómicas. De las presupuestarias nos estuvimos ocupando, hubo medidas que se tomaron desde la asunción de este Gobierno como la normalización de los pagos, la mejora de las condiciones de previsibilidad que requiere la industria de construcción, con re determinaciones de costo más ágiles y justas. Pero se depende también de condiciones macroeconómicas, que son inestables y de complejo sostenimiento, pero no por una cuestión que dependa de la Provincia, sino de la política nacional. Quedó a un costado el paquete fiscal de la ley ómnibus, estamos muy satisfechos porque quedó afuera el paquete de las retenciones. Pero también quedó todo el paquete fiscal completo y esto, leído en las manifestaciones de los funcionarios nacionales, significa más sequía en cuanto a provisión de dinero, de los fondos. Entendemos que ahora va a haber una nueva etapa donde va a haber más protagonismo de los gobernadores en resolver esta cuestión. Está bien el compromiso de ir a un equilibrio fiscal general, pero no de lograr el equilibrio fiscal nacional desequilibrando a las provincias. Recortar transferencias a las provincias sería solucionar un problema generando otro o, para decirlo en la jerga más común, es desvestir a un santo para vestir otro. Entonces entendemos que no es el camino más aconsejable, sino que abordarlo para equilibrar los distintos niveles de Estado. 

-Hay gobernadores queriendo emitir cuasimonedas, ¿sería una opción para Santa Fe?

-A ver, las cuasimonedas son una salida facilista, pero entendemos que no es una salida de fondo, ni mucho menos, en rigor sería una complicación más. En primer lugar, una economía nacional es tal cuando tiene una moneda y si eso se diversifica se genera cierta anarquía monetaria. Significa ir en contra de uno de los elementos esenciales del buen funcionamiento de una economía que es la unidad monetaria. En segundo lugar, si un Estado provincial emite una cuasimoneda, lo primero que está haciendo es ajustar sus gastos, porque entrega algo que va a tener un menor valor respecto de su valor nominal, porque a la larga el mercado ajusta por ese lado, es decir, cuando se emite una cuasimoneda, usualmente se la toma por debajo de su valor nominal, con lo cual lo que está haciendo es ajustando el gasto público que se paga. 

-Descartando cuasimonedas, ¿qué escenario le espera a las cuentas públicas 2024? 

- Las cuentas van a depender más que nada de la evolución macroeconómica. Lo peor que nos puede pasar es que entremos en una estanflación larga, porque ahí todo se va a complicar. Lo que apelamos es que este proceso de estabilización macroeconómica nos permita salir por equilibrio vía reactivación de recursos, más que por ajuste de gastos. El tiempo que demore esto es clave. Nuestra aspiración es que una estabilización macroeconómica, por lo menos de los precios, se logre a mitad de año y una reactivación al finalizar del año. Si eso se da, habremos pasado un año complicado, un año con desequilibrio, pero que habrá sido el mecanismo para restablecer una senda de crecimiento y estabilidad. Sería lo menos costoso tener un año 2024 de mucha tensión y mucho estrés, pero que por lo menos significaría una inversión, valga el término simbólico, para después mejorar la salud en las cuentas públicas. Ese sería el mejor de los escenarios posibles. 

-¿Y qué pasará con el paquete fiscal? ¿Hay margen para replantearlo tras su corrimiento de la ley Omnibus  o será un 2024 a cara de perro? 

- Entiendo que va a haber una nueva etapa y entiendo que hay un gobierno nacional para el que posiblemente la suma de ley Omnibus y el DNU no sean condiciones suficientes para llevar adelante su plan, y van a necesitar de las provincias de alguna u otra manera. Por lo tanto, la discusión sobre la cuestión fiscal se va a tener que abordar tarde o temprano porque es un gobierno que es muy dependiente de los apoyos que pueda conseguir de parte de los gobernadores. 

- Está en ida y vuelta Nación y provincias sobre quién debe hacer el ajuste, ¿ustedes comulgan con la idea del déficit cero?

- Nosotros estamos en línea con el equilibrio presupuestario. Dentro de esa línea de pensamiento de equilibrio presupuestario, el déficit cero es una forma de interpretarlo, pero no es nuestro punto nodal. Déficit cero significa que en todo momento los ingresos tienen que equilibrar con los gastos y en tiempos de recesión significa es achicar gastos que a veces es necesario atender. Sí somos partidarios de un equilibrio presupuestario que se tiene que ver a lo largo de un ciclo económico. En tiempos posiblemente de recesión puede haber algún desequilibrio manejable, pero que en los tiempos de auge ese desequilibrio tiene que ser superado. 

- A propósito de las situaciones deficitarias, ¿cuál es la salud de las prestadoras de servicios provinciales? 

-La EPE hoy no depende de aportes del Tesoro, con lo cual en realidad su misión o su objetivo hoy está planteado por cómo gestionar el servicio en un marco donde hay incrementos del costo de producción de energía, recorte del subsidio a la compra de energía y al mismo tiempo incremento del costo del valor agregado de distribución. Eso tiene que ver más con una cuestión de tarifas que con una cuestión de dependencia. En cambio, Assa tiene una dependencia muy alta de los aportes del Tesoro provincial, si bien es una empresa de menor envergadura que la EPE, su situación nos obliga a trabajar para reducir esa dependencia del Tesoro. 

-El objetivo es erradicar esa dependencia durante 2024? 

-Es muy difícil que en el año que vamos a atravesar se pueda erradicar la dependencia que hoy estamos hablando, que es entre un 75% y un 80% del gasto, que es subsidiado por el Tesoro provincial. Es muy sostener que ello se pueda neutralizar, justo en este 2024. Pero aspiramos a que esa dependencia sea de sólo un 50%. 

 

CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES.

Si querés ser protagonista de los Negocios necesitás información.
Si estás acá es porque necesitás esta información.

SUSCRIBITE

Por asesoramiento personalizado o consulta de Planes Corporativos escribinos a suscripcion@puntobiz.com.ar. Whatsapp al 3415034363.

Más info

Lo que tenés que saber de Economía

Las más leidas

Además

La sesión de tu cuenta se cerro por exceso de usuarios.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?