Opinión

Gabriel Holand, HR Global

China invierte en Europa y los mercados emergentes tiemblan

El amague de suba en la tasa de interés en los EE.UU. junto a la debilidad de la economía china generó una sangría en los precios de los bonos emergentes y un aumento en las tasas que deben ofrecer a los inversores para que retengan sus posiciones en esos mercados.

 

La singularísima comunión de intereses entre Washington y Beijing se encuentra en riesgo. Y ello se debe a que el tigre asiático acentúa de manera importante su presencia en Europa, donde los norteamericanos mantienen cierta hegemonía política aunque rechazada por muchos europeos.

 

Los chinos acaban de sumarse al Plan Junkers, diseñado por la UE para reunir 315.000 millones de euros e invertirlos en el desarrollo de Europa, al sugerir en las últimas horas su intención de participar con un aporte de unos 5.000 millones.

 

La estrategia que mantiene Beijing de financiar a los EE.UU. podría verse fuertemente limitada. China mantiene una inversión de u$s1,24 billones en bonos del gobierno norteamericano y parte de los cuales al menos debe empezar a vender para cumplir con su plan de “ayudar” financieramente a la Unión Europea.

 

Para avanzar en el diseño de esa estrategia, el responsable del plan y vicepresidente de la Comisión Europea, Jyrki Katainen, viaja a Beijing para –en verdad– buscar que los asiáticos dupliquen su apuesta y aporten hasta u$s10.000 millones a la iniciativa.

 

Katainen y el primer ministro chino, Li Kegiang, firmaron un acuerdo para desarrollar en conjunto el programa 5G por el cual se comprometen a mantener la reciprocidad de aportes a los fondos gubernamentales de investigación y, también, a compartir la comercialización y el acceso a los mercados de esa próxima red de comunicaciones móviles de nueva generación.

 

Ciertamente el anuncio arriba en momentos en que el gigante se encuentra en pleno proceso de cambio en su modelo económico, y prioridades financieras, por lo cual deja de privilegiar la inversión pública y las exportaciones para focalizarse en estimular el consumo privado.

 

Y, más importante aún, los chinos están próximos a lanzar el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura, entidad que centrará su accionar en el desarrollo de obras en el continente y al cual, además, logra asociar a Alemania y al Reino Unido. La iniciativa rivaliza con EE.UU. que tiene, desde el fin de la Segunda Guerra, al FMI y al Banco Mundial para desarrollar esa estrategia.

 

Impacto en la región

 

China actúa como agente financiero en Latinoamérica mediante el banco que apunta al desarrollo de infraestructura, el NDB (New Development Bank) que alcanza –en muy poco tiempo– igual volumen de préstamos en nuestro continente que lo sumado por el FMI y el Banco Mundial en toda la historia de dichos organismos multilaterales de crédito.

 

¿Qué pasaría si Pekín decidiera vender sumas importantes del stock de Bonos del Tesoro de Estados Unidos que posee para sumar el producido al plan de desarrollo europeo?

 

Quizás semejante acción hiciera tambalear el precio de dicho activo y lo indujera a la baja de precio y, entonces, subirían los rendimientos que ellos ofrecen. Además, la FED habla ya de aumentar las tasas para fin de año.

 

Y todo esto puede ser una amenaza para los países del continente, que deberían aumentar su oferta de beneficios al inversor con el fin de atraer capitales financieros que, ya de por sí, empiezan a escasear.

 

CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES.

Si querés ser protagonista de los Negocios necesitás información.
Si estás acá es porque necesitás esta información.

SUSCRIBITE

Por asesoramiento personalizado o consulta de Planes Corporativos escribinos a suscripcion@puntobiz.com.ar o llamanos al 341-4475591. Whatsapp al 3415034363.

Más info

Lo que tenés que saber de Opinión

Las más leidas

Además

La sesión de tu cuenta se cerro por exceso de usuarios.