Seguínos en:
Judiciales

Pensaba vender oficinas para pagar

La Justicia dictó la inhibición general de los bienes de Guardati-Torti

(por Mariano Galíndez) El pedido se lo interpuso Acopio Arequito. Sus abogados anticipan que la semana que viene presentarán denuncia penal

El juez civil y comercial Pedro Boasso dictó hoy la inhibición general de los bienes de la cerealera en default Guardati-Torti impidiendo así la venta de sus activos, como las oficinas que tiene en las torres Nordlink de Puerto Norte que se había comprometido a liquidar para pagar a sus acreedores.

 

El pedido de inhibición fue interpuesto la semana pasada por Acopio Arequito, uno de los más importantes jugadores del negocio en la región, a través de sus abogados Froilán Ravenna y Juan Pedro Sagiorrato. Según consta en la resolución del magistrado, que se emitió hoy, la inhibición es hasta cubrir la suma de $550.000 en concepto de capital.

 

"Acopio Arequito hace 20 años que trabaja con Guardati Torti.  Es un acopio grande al que éste default no lo tumba, pero -como hicieron el caso BLD- van a la Justicia para reclamar el cobro de la deuda. Y la semana que viene presentaremos una denuncia penal contra sus titulares", adelantó Ravenna.

 

"Acopio Arequito sufre un incumplimiento contractual por granos fijados no pagados. Pero además hay 13.000 toneladas que entregaron a fijar que Guardati-Torti vendió sin la orden correspondiente. Eso ya no es un incumplimiento contractual y es lo que vamos a denunciar penalmente la semana que viene", agregó el letrado. "Guardati Torti no cae por el default de Vicentín; eso fue el detonante. Ellos venían en una situación muy delicada que se les agravó ahora", remarcó Ravenna.

 

Según contó el abogado, si bien tuvieron contactos informales con los apoderados de la cerealera en default, los enviados por Guardati Torti nunca pusieron una propuesta de pago sobre la mesa y a las reuniones fueron sin información concreta.

 

En efecto, luego de que la firma anunciara el 6 de febrero que su acopio entró en cesación de pagos y que se dispondría a reordenar pasivos, nunca informó luego a sus acreedores el tamaño del rojo y los plazos que maneja. En el mercado se calcula que el impago de la compañía, que presiden Ángel Torti (quien fuera mano derecha en la Bolsa de Comercio de Rosario de Alberto Padoán, accionista referente de la defaulteada Vicentín) y Juan Carlos Guardati, estaría en torno de los u$s25M juntando todos sus pasivos.

 

La crisis financiera se focalizó primero el acopio del grupo (GyT Plus) pero rápidamente se extendió al resto de las firmas del holding, que supo estar en el top ten del corretaje de Rosario. La semana pasada la Comisión Nacional de Valores (CNV) suspendió a la agencia de bolsa del grupo y por estas horas la Bolsa de Comercio de Rosario se dispone a suspender a la empresa madre de sus operaciones en el mercado físico de granos.

 

Al comunicar escuetamente su default, Gyt culpó a "razones ajenas a la empresa" por la situación, sobre todo a las de índole macroeconómico. Pero, en rigor, la corredora empezó a tener serios problemas cuando operaciones de arbitraje entre negocios del agro y productos financieros generaron fuertes pérdidas. Ese rojo causó un cimbronazo institucional que terminó con Pablo Torti (hijo de Ángel, ideólogo de las fallidas fórmulas de arbitraje y hoy director del Matba-Rofex) fuera de la empresa. Con ese rojo a cuesta, la caída de clientes importantes (por ejemplo, un acopio en Leones), la crisis financiera nacional y el derrape de BLD pusieron a la firma conta las cuerdas. Pero las históricas relaciones comerciales con la aceitera Vicentín la mantuvieron a flote hasta que ese aliado estratégico defaulteó y arrastró a la corredora a los Tribunales.

 

26.02.2020 18:36 | Fuente: Mariano Galindez (punto biz)

Certificados SSL Argentina