Seguínos en:
Agromercados

Tres en la lisa de candidatos

¿Venta o salvataje estatal? Vicentín prefiere reestructurar

Para el titular de la Cámara Aceitera, "se trata de una situación financiera a corto plazo de una empresa particular"

El principal producto de exportación de la Argentina es la harina de soja. Y Vicentín es la principal exportadora de harina de soja del país. El año pasado se ubicó sexta en el ránking de los mayores exportadores de granos, con una participación del 9% del mercado. La contundencia de esos números muestra la importancia de la empresa familiar de capitales santafesinos  y explica porqué la reestructuración de deuda que anunció provoca alta tensión en la cadena de pagos agropecuaria de todo el país.

 

Según explicó la empresa en un comunicado, todas las gestiones se enfocan en lograr la reestructuración del pasivo asegurando que enfrentan un estrés financiero que le generó problemas de liquidez pero no de solvencia y que tienen voluntad de pago y capacidad patrimonial para responder.

 

Para Gustavo Idigoras, presidente de la principal cámara de exportación agroindustrial argentina (CIARA-CEC), lo de Vicentín "se trata de la situación financiera a corto plazo de una empresa en particular". Y en declaraciones a la agencia Reuters agregó: "La industria aceitera en Argentina está pasando por una situación difícil desde octubre de 2018 cuando el gobierno decidió aumentar los impuestos a las exportaciones de los productos elaborados de soja quitando el diferencial frente al despacho de poroto y sacando incentivo al agregado de valor".

 

Pero mientras los ejecutivos de Vicentín activaron negociaciones con acreedores financieros y comerciales y buscan inyección de fondos, en el mercado se especula que la venta de activos podría ser otra de las posibilidades a mano para inyectar fondos. Sobre todo porque Vicentín Saci, la firma en problema, reúne todas sus negocios vinculados a los granos, que es su core-business, dejando bajo otro paraguas (Vicentín Family Group) el resto de sus empresas (TPR, Renova, Arsa, Algodonera Avellandea, Friar)

 

De esa forma, la venta de activos “granarios” (como puertos y plantas) tiene el camino administrativo bastante allanado, si se quiere explorar esa vía. En el mercado, puntean que los interesados pueden ser Glencore (socio de Vicentín en Renova), la china Cofco, y también anotan a ADM, que no tiene aceitera propia.

 

No obstante, hay dudas del interés de inversores extranjeros por hundir capital en Argentina ante tanta incertidumbre política y económica. Sobre todo cuando el gobierno saliente dejó medidas que castigan al valor agregado al quitar el diferencial arancelario que beneficiaba la exportación de aceites y harinas frente al despacho del poroto, un verdadero desincentivo al agregado de valor, como contó Idígoras.

 

En tanto, también apareció el debate por el papel del Estado en un posible salvataje de la aceitera. “En Estados Unidos una empresa como Vicentín sería rescatada por el gobierno para no poner en peligro al resto de la sociedad. El exportador más grande del país con problemas de liquidez y el Estado ausente. Hoy tendría que estar rescatando a Vicentín, no por Vicentín sino por los que vendieron y no cobraron”, comentó el consultor Salvador Di Stéfano.

 

La hipótesis del rescate estatal tiene más asidero ante la llegada de un gobierno más intervencionista, como será el de Alberto Fernández, y cuando el Banco Nación concentra el 78% de la deuda bancaria de Vicentín. “Seguramente Vicentin con tantos valiosos activos saldrá del problema de liquidez, en el mientras tanto no hay que desesperar, creo que después del 10 de diciembre vendrá la solución”, concluyó Di Stéfano.

 

06.12.2019 06:00 | Fuente: punto biz

Certificados SSL Argentina