Seguínos en:
Agromercados

Mercado de ganado

縋rimeras se馻les de recomposici髇 en la relaci髇 ternero-novillo?

An醠isis del Rosgan con las perspectivas de precio para el sector por el aumento de la demanda

La fenomenal demanda de vacas que se est viendo, y que ya ha comenzado a generar ciertas distorsiones en las relaciones hist髍icas de reposici髇, es decir, en la relaci髇 de la vaquillona pre馻da contra la vaca de conserva.Ahora, eval鷄mos el negocio ganadero en general como es la relaci髇 ternero/novillo. La misma se conforma al contrastar el precio del ternero de invernada (160 a 180kg) con el precio del novillo de Liniers de 431 a 460kg con destino a consumo.

Se observa claramente que los meses de abril, mayo y junio constituyen el per韔do de mayor depresi髇, producto de la amplia oferta de terneros disponible durante esa 閜oca. Sin embargo, el a駉 pasado el comportamiento de esta relaci髇 ya no acompa馻ba su estacionalidad, siendo que en el mes de mayo comenzaba a romperse el patr髇 habitual. Una recomposici髇 parcial se vio solo en septiembre y octubre para luego volver a caer hasta valores cercanos a 1, los que se prolongaron sin ning鷑 tipo de reacci髇 hasta los primeros cuatro meses de este a駉.

Sin dudas esta baja 憆elaci髇 de compra, lejos de incentivar el negocio de engorde, en este caso, no hac韆 otra cosa que plasmar el ajustado margen de compra que el mismo engordador ten韆, producto de la p閟ima relaci髇 que gener la disparada del precio del ma韟 tras la devaluaci髇 y que termin impactando fuertemente en los costos de alimentaci髇 y, en consecuencia, en los niveles de encierre o terminaci髇. Otro de los factores que influy -y lo sigue haciendo- es la elevada tasa de financiaci髇, la cual no es otra cosa que un extra costo que r醦idamente tambi閚 termina traslad醤dose al precio de compra del ternero.Por el lado de la demanda de novillos, tampoco existen se馻les de mayor tracci髇.

Ahora bien, durante los dos 鷏timos meses bajo an醠isis -mayo y junio de este a駉-, esta relaci髇 comienza a dar t韒idos signos de recuperaci髇 (1,11 en mayo y 1,15 en junio), habiendo menguado ya la oferta de terneros de los meses anteriores y con un valor del novillo que contin鷄 sin reacci髇. No obstante esta recuperaci髇, la relaci髇 de precios entre la invernada y el gordo, sigue estando muy deprimida en relaci髇 a los promedios hist髍icos.

Afortunadamente, si observamos lo que ha seguido luego de aquella depresi髇 del primer semestre de 2009, vemos una sostenida recuperaci髇 no s髄o de esta relaci髇 de compra sino de los niveles de precio de la hacienda en general. 

Por supuesto que en el contexto actual, no es posible ni prudente precisar tiempos y menos a鷑 de frente a un escenario pol韙ico todav韆 altamente incierto. Sin embargo, es sabido que todo proceso de liquidaci髇 conduce en alg鷑 punto a un ajuste general de valores de la hacienda que naturalmente -escenario pol韙ico mediante- llevan a una fase de recomposici髇 del negocio.

Ya instalados en el segundo semestre del a駉 y con indicadores de la macro que comienzan a encontrar cierto nivel de equilibrio, todo indicar韆 que los valores de la hacienda con destino local deber韆n comenzar a ajustar el retraso registrado en los 鷏timos meses. Parte de este ajuste, como venimos mencionando, deber韆 estar apalancado por la solidez que hoy presenta el sector exportador; solidez que, hasta el momento, por falta de correctos instrumentos comerciales y financieros, no logra ser derramada hacia el resto de la cadena productiva.  

16.07.2019 13:28 | Fuente: Autor: Rosgan