Seguínos en:
Judiciales

Millonario default en el agro

Grimaldi estuvo años en infracción, pero Agroindustria no lo controló

(por Mariano Galíndez) Recién ahora suspenden a la corredora cuando desde 2017 ya podrían haberlo hecho por ausencia de declaración de operaciones 

La corredora de granos Sebastián Grimaldi SA, que este verano cayó en default con un pasivo millonario, movió el año pasado cerca de 500 mil toneladas de granos, pero desde 2017 declaraba a las autoridades que no tenía operaciones. Esa ausencia de operaciones de compra-venta facultaba a la Dirección Nacional de Control Comercial Agropecuario de la Secretaría de Agroindustria a suspenderla de los registros oficiales, y por ende imposibilitarla de actuar en el comercio formal, ya hacia finales de 2017, sanción que hubiese evitado que los productores que hoy quedaron enganchados por el default pierdan u$s30.7M por los granos que cosecharon, entregaron y nunca cobraron. Pero los controles fallaron. ¿Por qué fallaron? ¿Quién es el responsable?

 

Agroindustria emitió ayer a primera hora de la tarde un comunicado informando que había suspendido a “importante corredora de granos de Rosario” y luego de relatar el resultado de las inspecciones realizadas en Leones (donde la empresa tenía el acopio a través del cual canalizaba buena parte de su operatoria) y en la oficina rosarina de la corredora (“se encontraba cerradas sin poder dar con el paradero de sus titulares”), explica las razones por las cuáles la suspendió del Registro Único de Operadores de Granos (Ruca). Y las causas que exponen levantan polémica.

 

“Se constató que desde el año 2017, la firma declaraba no tener movimientos en las declaraciones juradas de granos en las que obligatoriamente debe declarar las toneladas mensuales de las operaciones en las que interviene.  De esta manera se pone en situación de suspensión automática de matrícula a instancias de la resolución 21-E/2017 y sus modificatorias, por informar sin movimientos por un período superior a los 180 días corridos, y porque se corroboró que en ese período participó de la operatoria del acopio en Leones según consta en la documentación sustraída durante los operativos”, dice el informe de Agroindustria.

 

La difusión del comunicado llamó mucho la atención en los ámbitos cerealistas porque allí mismo Agroindustria confiesa que la empresa estaba en infracción desde hace años y recién ahora, a más de tres meses del estallido de la crisis (con millonarias pérdidas para productores) envía inspectores a recorrer oficinas que ya están vacías y cerradas, cuando podría haberla suspendido ya hacia finales de 2017.

 

El efecto, la resolución 21-E/17 que cita el comunicado dispone que “se procederá a la baja de las plantas que no estén en actividad por un lapso superior a los 180 días corridos o si las mismas son utilizadas únicamente para recibir y emitir cartas de porte sin el movimiento físico de carga y descarga de granos, acto administrativo que se dictará sin necesidad de intimación previa”. En otras palabras, no había declarado operaciones de compraventa de granos desde 2017, a mediados del año pasado la Dirección Nacional de Control Comercial Agropecuario ya contaba con potestad para dar de baja del Ruca a la corredora de Grimaldi. ¿Por qué?

 

Es más, los corredores deben reempadronarse anualmente en el Ruca y para eso, además de abonar los aranceles correspondientes, deben tener presentadas las declaraciones mensuales de operaciones. Esto infiere que Grimaldi logró que en 2018 le dieran el Ruca pese a no haber informado movimientos ya desde 2017. Otra fallo en los controles oficiales. ¿Habrá responsables?

 

12.04.2019 07:00 | Fuente: Mariano Galíndez (punto biz)