Seguínos en:
Industria

Stand by por la pandemia

Invirtió €1 millón en poner su planta 0 km y se prepara para reactivarla

Hizo una inversión audaz para comprar maquinaria último modelo con el objetivo de triplicar la producción diaria.

Corría el año 1947 cuando Anselmo Gaminara emigró de Italia a Argentina. Dos años después, en 1949, junto con otros artesanos que habían viajado con él fundó Cristalería San Carlos, en la ciudad homónima de Santa Fe. Desde allí, la empresa comenzó una ruta de crecimiento que la llevó a conquistar distintos rubros dentro del mercado nacional y países del exterior. El último gran paso lo habían dado el año pasado, invirtiendo € 1 millón en incorporar nuevos equipos con el fin de aumentar la producción en la planta, pero la pandemia frenó el proyecto y ahora aguardan que la crisis pase para poder reactivarlo.

 

“Nosotros adquirimos hornos nuevos, de última tecnología en Europa, con sistemas de combustión que gastan mucho menos gas y nos permiten trabajar a mayor escala. Con estas incorporaciones íbamos a pasar de producir tres toneladas a diez toneladas por día, pero con la situación actual por la pandemia se frenó todo y, de hecho, el trabajo bajó mucho”, señaló a Punto biz Ricardo Gaminara, al frente de la empresa.

 

La inversión se logró con capital propio de la empresa y otra parte con líneas de crédito facilitadas por el Gobierno de Santa Fe. La misma se había hecho en función del mercado argentino y el brasilero, el otro gran comprador de la cristalería. La proyección de Gaminara era que, con la nueva gestión presidencial, se impulsaría mucho más la producción nacional y el abastecimiento al mercado interno, pero nadie preveía que una pandemia modificaría el escenario global. “Ahora tenemos una fábrica 0 km preparada para dar un gran trabajo, pero hoy no llegamos a producir más de una tonelada diaria”, consideró el empresario.

 

Actualmente, la empresa trabaja con un 40% de su personal y, según Gaminara, fabricando poco menos de la mitad de lo que fabricaban antes de la crisis. La experiencia y antigüedad de la cristalería la hicieron ir diversificando sus productos y atendiendo distintos rubros como: decoración, restaurantes, hotelería, vinotecas, turismo y regalos empresariales. Sus mercados se distribuyen entre Argentina, Estados Unidos y países de Latinoamérica como Perú, Chile, Colombia y Brasil, este último hacia dónde se dirige el mayor porcentaje de las exportaciones.

 

“Ahora estamos trabajando sobre algunos pedidos, sobre todo en Argentina. El exterior hoy está difícil por las restricciones de cada país y problemas de traslados, por ejemplo, teníamos que hacer un despacho Brasil y es la primera vez que lo hacemos vía marítima porque el costo del avión triplicó el del barco. Lo que hoy más estamos fabricando son nuestras líneas más caras de cristal, ligadas a la decoración y regalos empresariales. Las más económicas, que son sobre todo para hotelería y gastronomía, hoy casi no están saliendo”, señaló Gaminara.

 

A su vez, en el 2016, la empresa incursionó en la elaboración de vinos con una marca propia llamada Cuna de Cristal, con la que produjeron siete varietales. El lanzamiento oficial se hizo a fines del 2017 y desde entonces, la empresa se había dedicado a hacer acuerdos con distintos restaurantes y espacios para que comercialice la marca. Este año, la etiqueta se iba a estrenar en distintos negocios que hoy en día permanecen a puertas cerradas

 

29.06.2020 07:00 | Fuente: Punto biz

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)

Certificados SSL Argentina