Seguínos en:
Negocios

Protagonistas (Andrea Ávila, Randstad)

Enfrentó el desafío de dar trabajo en un año difícil

En su revista especial de fin de año, Punto biz eligió a los 10 protagonistas de negocios de 2018

Con 30 años de experiencia en el ámbito de los Recursos Humanos, la instancia de la entrevista no le resulta en absoluto desconocida. Andrea Ávila -CEO de Randstad para Argentina y Uruguay- sabe qué responder ante cada pregunta, introduce los silencios justos y hasta suelta esas anécdotas que el periodista valorará a la hora de redactar la nota. Como aquella en donde, por primera vez, tuvo que hacerse cargo de una desvinculación: “Tenía 19, mis padres se habían ido de vacaciones y me confiaron la dirección de la empresa. Supuestamente no había que tomar demasiadas decisiones, pero apareció un caso de fraude vinculado a un empleado con varios años de antigüedad y no dudé en tomar esa determinación”, rememora. Eran los tiempos de SESA Select, la firma rosarina que desde 2008 fue adquirida por la multinacional holandesa. Más allá del cambio de nombres y las transformaciones que fue imponiendo el mundo del trabajo, para Ávila hay un concepto que es una continuidad a lo largo de su carrera: los valores. “Si uno los comparte, puede construir a partir de ahí, no importa si se trata de una pyme familiar o una compañía internacional”, afirma.


En un año difícil como el que se está terminando, Randstad logró anotarse algunas noticias positivas que la dejan en buena posición para lo que viene. En el plano global se consagró como la firma de Recursos Humanos mejor valorada, desplazando a Adeco. A nivel local, en tanto, logró un crecimiento orgánico en todas sus líneas de negocio y asumió el desafío de la transformación digital. “La tecnología llegó para capitalizar ese tiempo que se deja de invertir en funciones repetitivas y volcarlo a la generación de nuevas oportunidades”, indica la ejecutiva, quien trascartón explica que “esos minutos pueden dedicarse a ser más asertivos con la persona que se está colocando o a profundizar vínculos con el cliente”.
 

La vida profesional de Ávila arrancó mucho más temprano del promedio. Cuando tenía 13, en sintonía con una personalidad inquieta y emprendedora (heredada de su abuelo, fundador de Sesa Select), le transmitió a sus padres las ganas de participar activamente en la empresa. Sus primeros recuerdos estuvieron relacionados con la liquidación de sueldos y el archivo de documentación, tareas que nadie quería hacer para evitar las manchas de tinta negra en manos y ropa. Hoy esos trabajos se hacen en computadora y no dejan rastro alguno en la piel, pero la idea de incorporar nuevos saberes sigue tan vigente como entonces. “La posibilidad de sumar conocimientos, diferentes puntos de vista y capacidad de análisis es muy importante, por eso la formación es tan imprescindible”, reflexiona mientras recuerda sus tiempos estudiando Derecho, carrera que nunca ejerció pero que valora como una de las experiencias que más la marcaron en su vida. “Trabajaba desde la mañana hasta las 14, de ahí cortaba para estudiar y a la tarde noche cursaba”, recuerda.


Erigida como CEO desde 2012, afirma que el camino transitado fue de muchísimo aprendizaje, aunque aclara que pertenecer a una multinacional cuyo fundador y accionista mayoritario aún vive jugó un papel crucial. “Hay una cuestión común entre Sesa y Randstad, que son los valores. Si uno los comparte, puede construir a partir de ahí, no importa si se trata de una pyme familiar o una compañía internacional”, indica.
 

Para leer la nota completa hace clic aca, escribí un mail a esta dirección o llamá al 0341-52999606

 

11.01.2019 06:00 | Fuente: punto biz